Archivo por meses: Noviembre 2009

¡Cipango! ¡Cipango!

Debido al florecimiento naval en Europa en pleno siglo XV, y unido a ello la codicia y el mercantilismo, el pasado 27 de octubre, pero de 1492 se descubre el territorio cubano.

Encontrando aquí comunidades indígenas, ante las cuales los conquistadores españoles se asentaron en nombre de Dios y de los Reyes Católicos; tomando posesión de las tierras, exterminando a esos seres pacíficos y hospitalarios que habitaban el archipiélago cubano.

Aunque soy del criterio que los verdaderos descubridores de América fueron los indios; no puedo dejar de reconocer que con el descubrimiento y conquista hubo una apertura de las letras, la ciencia, las artes, el idioma, y otras manifestaciones de la cultura occidental.

Por esas mismas puertas entraron la esclavitud, la trata negrera, las encomiendas, y todas las secuelas que se desprenden de un régimen colonialista.

Pero a su vez no fue necesario que trajeran ideas libertarias, pues Hatuey nos legó el ejemplo de su vida rebelde, la que con sublime altivez ofrendó en la hoguera.

De las cenizas de Hatuey, emergió Guamá, y a partir de ese momento no hubo tregua con los enemigos, hasta el 1 de enero de 1959, que triunfó la Revolución.

El 27 de octubre es válido recordar lo que Fidel expresó al triunfar el movimiento revolucionario para que no quedara ninguna duda… “En última instancia… ¡La tierra es de los siboneyes!

Y como dice el título “Cipango…! ¡Cipango!”, fueron las palabras pronunciadas por Cristófano Colombo, o como lo reconocemos todos, Cristóbal Colón, y agregó… “nunca tan fermosa tierra vido”, o como lo recoge la historia: “esta es la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto…

Y no se equivocó, para los cubanos esta sigue siendo la tierra más hermosa del mundo.