Cruz y sus ¡110 años!

Angela Santiesteban Blanco/Fotos: Joge Luis Guibert

La longevidad  se traduce en esperanza de vida. Por estos días cumplió 110 años Cruz Nápoles Ortega, una guantanamera devenida santiaguera, quien nació el 26 de agosto de 1901.

Ella es el horcón de una numerosa familia formada por seis hijos, 60 nietos, 37 bisnietos, 14 tataranietos y tres choznos.

Según dicen sus hijos siempre fue la guía, pues el padre murió siendo ellos muy pequeños, la recuerdan trabajando muy duro para poder mantenerlos. Antes del triunfo de la Revolución realizó varios oficios para buscar el sustento, tuvo que hacer hasta carbón.

En los primeros años revolucionarios cooperó con las milicias, y se incorporó como obrera agrícola al plan Uva, en Yateritas, en la provincia de Guantánamo,  donde se jubiló con 30 años de trabajo.

Cruz disfruta junto a su familia estos 110 años, con mucha lucidez y salud envidiables, aún ve las fotos de su descendencia sin espejuelos.

A una propuesta familiar, pregunto:

– ¿Abuela, a cuál de sus hijos y nietos usted quiere más?

– Con una sonrisa a flor de labios, manifiesta:

-A todos igual. Manolo (nieto) era el más terrible de todos, y en ocasiones tenía que darle unas “tundas” con un pantalón.

– Y agrega

– La única enfermedad que padezco son los años.

Su familia celebró con orgullo este onomástico, refieren estar agradecidos de la formación y educación que mamá –así le dicen todos- les dio, siempre buscando la unión familiar y logrando una formación como hombres de bien.

También pudimos conocer que el padre de esta anciana vivió 110 años, un hermano 105 y su abuela 100.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*