Archivo por meses: Octubre 2011

Así era Camilo

Angela Santiesteban Blanco

Camilo Cienfuegos Gorriarán, una de las figuras más emblemáticas de la Revolución cubana, nació el 6 de febrero de 1932; conocido como: “El Señor de la Vanguardia”, “El Héroe de Yaguajay”, “El Héroe del Sombrero Alón”,  o “El Comandante del Pueblo”, fue uno de los más intrépidos combatientes del Ejército Rebelde.
Siempre lo recordamos como el Héroe de Yaguajay, siempre al lado de Fidel, audaz, valeroso, honesto, y valiente, siempre en el pelotón de vanguardia, primero en la columna #1 “José Martí”, al mando del Comandante Fidel Castro, y más tarde en la #4 “Ciro Redondo”, comandada por el Che.
El Señor de la Vanguardia solo tenía 27años de edad, cuando el 28 de octubre de 1959 desapareció en el mar. Por eso cada año este día ríos y mares de Cuba se llenan de flores, el pueblo le rinde homenaje a su héroe.

Pero hoy queremos recordarlo de una manera diferente, queremosrecordar al hombre que se llamó Camilo Cienfuegos, al hombre de carne y huesos, con varias anécdotas tomadas del libro: Camilo Cienfuegos. “El hombre de mil anécdotas”, de Guillermo Cabrera Álvarez.
Fragmento de una carta de una carta de Camilo a sus padres:
El viaje no es muy largo, pero el mulo en que pienso hacer el regreso es vago y bruto como no hay dos, cuando vine tuve que apearme tres veces a empujarlo, y eso que era loma abajo. Ahora que es loma arriba tendré que echármelo a cuesta, como si fuera la mochila.
Narrado por Ernesto Che Guevara.
El “bando comelón”:
Camilo tenía hambre y quería comer; tuvimos fuertes “broncas” con Camilo porque quería constantemente meterse en los bohíos para pedir algo y, dos veces, por seguir los consejos del “bando comelón” estuvimos a punto de caer en las manos de un ejército que había asesinado allí a decenas de nuestros compañeros.
Al noveno día, la parte “glotona” triunfó; fuimos a un bohío, comimos y nos enfermamos todos, pero entre los más enfermos, naturalmente, estaba Camilo, que había engullido como un león un cabrito entero.
Fragmento de una carta de Camilo a Fidel.
Un minuto de silencio:
Fuimos al panteón donde cayó el Apóstol y colocamos como él quería una bandera y un ramo de rosas, y se puso otra bandera, la del 26. Hicimos un minuto de silencio en memoria de los caídos y dos descargas de fusilería. De más está decirle que la aviación ametralló más tarde los alrededores.
Aquello es una vergüenza como está de abandonado. Tenía planeado mandar a limpiarle y arreglar el lugar. Ya nos encargamos de hacerlo.
Narrado por William Gálvez, guerrillero invasor, autor de varios libros sobre la vida de Camilo.
Ese “matasanos”:
La primera vez que William Gálvez vio a Camilo fue en el Hombrito. El guerrillero ya legendario venía a la “consulta” de Ernesto. Fue también la primera jarana que le escuchara. Estaba risueño y comentó su preocupación de extraerse una muela con el Che.
– ¿Cómo es posible -comentó William- si el Che es médico y seguro no te va a doler?
– No, no es porque me duela, sino porque ese “matasanos” de seguro me saca una buena y no la mala.
De la memoria popular:
El Che visitaba la zona de Yaguajay para discutir con Camilo los pasos a seguir. La presencia del legendario guerrillero argentino provocó la lógica curiosidad y muchos pobladores del lugar se acercaron para verlo; se asomaban por todos lados.
En medio de la conversación, antes de iniciar la reunión que sería privada, Camilo, al notar la curiosidad de los campesinos, le comentó a Ernesto Guevara:
– Ya sé a lo que me voy a dedicar cuando triunfemos: Te voy a meter en una jaula y recorrer el país cobrando cinco kilos la entrada para verte. ¡Me hago rico!
De la memoria popular:
Después del triunfo de la revolución, Fidel y Camilo, los inseparables guerrilleros, acudían con regularidad a los encuentros de pelota, algunas veces como espectadores y otras como activos participantes.
En una ocasión en que ambos acudieron al estadio del Cerro para participar en un desafío que se desarrollaría esa noche, surgió la idea de que en las dos novenas jugaran los guerrilleros en una división que daría al juego mucha viveza.
Camilo, acariciando su amplia barba oía la proposición y mascaba fuertemente su tabaco, mientras exhalaba el humo con vigor. Cuando concluyeron de explicarle la idea, respondió como un rayo: “¿Qué integre una novena contra Fidel? ¡Qué va! ¡Contra Fidel yo no estoy ni en juego!”
Ese día mientras Fidel ocupaba el montículo de los lanzadores, en la novena de Los Barbudos, Camilo le atrapaba sus líneas como receptor.
Narrado por Jorge Enrique Mendoza, guerrillero, fundador de Radio Rebelde.
Cuando habla Fidel:
Camilo y un grupo de compañero nos trasladamos a mi casa, que era la de mis padres. Muy próximo a comenzar Fidel su comparecencia por televisión, mi madre nos preparó comida a todos, y siguiendo la costumbre invitó a pasar al comedor. Camilo, muy cortésmente le dijo:
– ¿Usted no se pone brava, mi vieja, si nos llevamos los platos para la sala para poder escuchar a Fidel?
Mi madre respondió con una sonrisa -ella tampoco quería dejar de oírlo- y todos nos llevamos los platos para la sala y nos pusimos a oír a Fidel, que estaba a punto de comenzar.
En medio de la intervención del Comandante en Jefe sonó el timbre del teléfono: era una llamada local de un compañero que quería hablar con Camilo. Camilo se puso de pie, con rostro serio, y después de escuchar brevemente preguntó qué estaba haciendo. No sé lo que le contestaron, pero jamás podré olvidar la respuesta de Camilo:
-Cuando Fidel está hablando lo único que debe hacer un revolucionario es oírlo.
Narrado por Vilma Espín.
Realmente infantiles:
Camilo acostumbraba a hacerle bromas a todo el mundo, así que todos estábamos siempre un poco en guardia con él… eran bromas realmente infantiles, que hacían reír.
En los primeros tiempos, en el año 1959, cuando vivíamos en Ciudad Libertad, se celebraban en la habitación de Raúl y mía muchas reuniones.
Cuando Camilo salía, y como ya lo conocíamos, teníamos que registrarlo porque acostumbraba a llevarse, por broma, un montón de cosas en los bolsillos, y me dejaba las almohadas pintadas de corazones y con letreritos de las cosas que se habían estado conversando.
Estas son algunas de las anécdotas de Camilo, el hombre que se distinguió por su fidelidad sin límites a Fidel y a la Revolución.

La casita de la esperanza

Texto y fotos: Angela Santiesteban Blanco

No basta amar a los niños,es preciso que ellos se den cuenta que son amados.

Don Bosco

En calle 6 de Vista Alegre, #304, entre 11 y 13, una de esas majestuosas viviendas del otrora barrio residencial elegido por políticos y lo más selecto de la burguesía santiaguera, hoy sirve de abrigo a pequeños príncipes enanos que por razones impuestas por la vida, viven en el lugar colmados de amor y cariño sin límites. Es el hogar de niños sin amparo filial La Casita.

LA CASITA POR DENTRO

Para los que hemos tenido la oportunidad de aproximarnos a la rutina de un hogar de niños sin amparo filial, sabemos que   prevalece lo mejor de la calidad humana y con el paso de los años esta se concreta y manifiesta en la formación responsable de cada niña y niño preparados para la vida, pese a las dolorosas causas que los hicieron llegar allí.

Tengo una experiencia imborrable, del día de la vista a La Casita,  compartimos unas cuantas horas en una confortable, amplia y linda mansión observando el desarrollo de los cuatro niños que viven en el lugar.

Ellos realizan su vida normal, temprano en la mañana se siente el ajetreo del aseo personal y el desayuno, como en su propio hogar, por la edad que tienen están vinculados al círculo infantil Sueño Dorado, para donde salen raudos y veloces en compañía de sus ‘’seños’’.

De regreso a casa, encuentran a sus “madres”, las trabajadoras del hogar, que forman una gran familia, las que con mucha dedicación y paciencia les crean hábitos de convivencia social, y comparten juegos, cuentos, paseos, enfermedades, y cuanto problema aparezca, porque sienten a estos pequeños como suyos.

Me llamó fuertemente la atención el cuidado, el trato, la limpieza y la consagración con que son atendidos estos niños, puede decirse que tienen muy presente la cultura del detalle para que se sientan como en casa, quienes por desgracia de la vida, carecen, del amor de papá, mamá y la familia en general.

Luego de ese rato de esparcimiento, viene el baño para refrescar de las carreras y las picardías propias de la edad, de donde salen pulcramente vestidos.

Es el tiempo para ver el moderno televisor que poseen, o el DVD, y disfrutar de los muñes hasta el horario de la comida, y a las 8:00 p.m. llega La Calabacita, para brindarle un reparador sueño, después del beso y las buenas noches.

Los fines de semana van a la playa, visitan museos, el zoológico, en fin, que no se quedan en casa. De igual manera se insertan en la comunidad y participan en las actividades que realizan  las diferentes organizaciones de masas.

HABLAN LAS “MADRES SUSTITUTAS”

“Formamos una gran familia, hacemos de todo, sin distinción alguna, somos 11 trabajadores. Nos vamos para la casa y estamos pensando en los niños que tenemos aquí; cuando uno se enferma lo sufrimos mucho, y hasta que no recuperan la salud estamos muy preocupados”, -dijo su directora Estrella Pérez Estremeda.

“Aquí vivimos momentos muy difíciles, tristes  y con una gran carga de emoción, porque hay pequeños que llegan de dos meses como es el caso de Jesús, y transcurrido el tiempo  -0 a 6 años,- deben pasar a los hogares infantiles, y escuelas especiales porque algunos tienen problemas de retraso; y otros logran reinsertarse a su seno familiar; esa separación no es fácil ni para los niños, ni para nosotras, no queremos ni pensar en ese momento”.

Por otra parte comentan las seños: “es una labor de mucha entrega, trabajamos turnos, muy unidos todos, y dormimos aquí con los nenes, es como la extensión del hogar, nos entregamos por completo, vivimos para ellos, tratando de suplir a la familia”.

La administradora del centro, Martha Ricardo Reyes, puntualiza: “El personal que labora aquí es seleccionado, con ellos hay que tener mucha calma, hay que tratar de entenderlos, además son muy despiertos y sinceros.  Asevera que tienen  el apoyo de la mayoría de las instituciones de la provincia como por ejemplo la Unión de juristas y principalmente de los centros que se encuentran ubicados en las cercanías del hogar, sobresaliendo la UJC y la Organización de Pioneros.

Martha, explica: “la alimentación es la que ellos requieren para crecer saludables. Las habitaciones son muy confortables y ventiladas, con sus closets, un amplio comedor que invita a degustar la sazón  de los diferentes platos que se les elaboran, así como otras comodidades.

Qué opinan los niños


Mario Raúl Salazar Benítez, expresó: “esta es mi casa, y las seños me quieren mucho, me llevan al círculo y a pasear, cuando sea grande voy a ser maestro”.

Yoandris Zayas Cruzata: “en las vacaciones fuimos a la playa, y al palacio de pioneros, al zoológico. Mi casita es muy bonita y la comida es rica, me la como toda.

Robert y Jesús quedaron, por lo que me contaron, muy impresionados con la visita que hicieron a Birán, a la Casa Museo de la Familia Castro Ruz. Dice Robert, “es una casa grande y bonita y hay muchas fotos de Fidel y Raúl; yo los quiero porque ellos me quieren mucho”.

Jesús desde sus escasos tres añitos expresó: “la casa de Fidel y Raúl está lejos, pero me llevaron las seños y vi la cunita donde dormía Fidel, y muchas fotos de cuando estaba chiquito, igual que yo. Me gustó mucho ese paseo”.


Epílogo

El hogar de Niños sin Amparo Filial La Casita se inauguró el 14 de junio de 1992, en saludo al natalicio de Antonio Maceo y Ernesto Che Guevara.

El remozamiento y habilitación del inmueble tuvo un costo aproximado de 43 854.55 CUC y 27 345.20 70 mil pesos en moneda nacional.

Por aquí hasta la fecha han pasado 76 infantes, de ellos 43 varones y 33 hembras, 39 regresaron a su seno familiar; 16 fueron adoptados, 16 trasladados al hogar infantil y uno al Hogar de Impedidos Físicos.

En La Casita encontramos  un sentido de pertenencia y el amor incondicional, donde los niños crecen felices y en armonía, y se respira mucha entrega por lo que se hace.

El bloqueo no nos quita el sueño, pero…

Angela Santiesteban Blanco

Nuevamente el verde caimán alzó su voz, por vigésima ocasión para exponer el proyecto sobre la  “Necesidad de poner fin al bloqueo económico comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba”, hace más de 50 años, como parte de su guerra sucia.

El recrudecimiento del bloqueo económico,  comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba en los últimos años, se hace sentir en sectores tan sensibles para la población cubana como la Educación, la Salud, y la alimentación, y de igual forma en el financiero, bancario, en el comercio exterior y la inversión extranjera.

En la Salud Pública las afectaciones del bloqueo son millonarias, se encarece la compra de insumos, medicamentos, equipamientos, piezas de repuesto,  y reactivos, a través de terceros países para seguir desarrollando este noble sistema de salud gratuita para todo el pueblo.

A pesar de las limitaciones económicas impuestas por el bloqueo norteamericano hace medio siglo, el programa cubano de salud sigue su desarrollo con servicios que cuentan con equipamiento de alta generación, y unido a esto el talento de los hombres de la batas blancas, y el ingenio de sus electromédicos que mantienen los equipos de las instituciones médicas del país prestando servicios.

Y aunque el propósito del Premio Nobel de la Paz es continuar intensificando este injusto bloqueo; aquí hay un pueblo dispuesto a seguir trabajando a favor del desarrollo del país en todos los sectores.

Departamento de Electromedicina del hospital Juan Bruno Zayas.

El ingenio es realidad.

Los  20 trabajadores de electromedicina en el “Bruno Zayas”, están dispuestos a mantener activos la mayoría de los equipos que lleguen al taller.

Mario Jústiz, jefe del departamento dijo que: “Realmente el sistema de salud sufre muchas afectaciones por causa del bloqueo, la rotura de equipos y falta de piezas de repuesto, mobiliario y equipamiento médico. Pero que le quede bien claro al gobierno de los Estados Unidos, no nos quitan el sueño y seguiremos defendiendo nuestras conquistas junto a Fidel, Raúl y a la Revolución.

“Pero, equipo que llega aquí, lo arreglamos, y siempre con la calidad requerida. En el tiempo que llevamos trabajando, nunca nos hemos dado por vencidos, ante la rotura de un equipo -no hay la pieza-, buscamos la forma de solucionar el déficit, en esto desempeña un papel decisivo el movimiento de Innovadores.

“Entre los equipos que más problemas nos encontramos para ponerlos en funcionamiento nuevamente están el Tomógrafo, los equipos de autoclaves, las lámparas y mesas quirúrgicas, entre otros,  pero le repito, lo arreglamos.

“El señor Obama no acaba de entender que la Salud seguirá desarrollándose, porque siempre buscaremos la solución, la salud del pueblo es lo primero, siempre buscaremos la fórmula y así también le ahorramos al país moneda libremente convertible.

“Además,  para nadie es un secreto que el nivel científico y de calidad que muestra la Salud cubana es un ejemplo palpable, y los electromédicos no nos quedamos rezagados, también damos nuestro aporte”.