Archivo por días: 8 Noviembre 2011

José Antonio Portuondo: centenario de un cubano en su órbita

Ekaterina Rivera Zvezdina / AIN

Hace un siglo este 10 de noviembre que nació en Santiago de Cuba José Antonio Portuondo, uno de los intelectuales más fecundos y lúcidos del siglo XX cubano, cuya impronta se inscribió entre las mejores tradiciones del pensamiento nacional emancipatorio.

Fue el pionero de los estudios de la literatura en la Isla y pedagogo, diplomático, historiador, lingüista, investigador, crítico, editor, publicista y creador de revistas literarias. También ocupó el cargo de vicepresidente fundador de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Portuondo (1911-1996) pudo pulsar los procesos de formación de la identidad de la Isla en la etapa republicana y en la revolucionaria, con un alto compromiso con la transformación social de sus tiempos sobre las teorías martiana y marxista.

Con su pluma y su verbo enfrentó los desmanes de la corrupción, de la ignorancia y del desprecio a los humildes y vertebró una obra de alto vuelo filosófico que con la cultura como punta de lanza revela la formación de una conciencia patriótica independentista, desde una base antropológica.

Ferviente analista, divulgador y defensor del proyecto sociopolítico de José Martí,  defendía la riqueza de lo autóctono sin chovinismo y sin alejarse de las circunstancias históricas.

Inició sus estudios de Derecho en la Universidad de la Habana, y fue quizás el cierre del Alma Máter por el dictador Gerardo Machado en 1930 y el regreso a la ciudad natal, el hito que le hizo acercarse al costumbrismo y la autenticidad de la vida santiaguera y descubrir su espacio en el contexto nacional.

Tras la caída de ese gobierno regresó a la capital y completó sus estudios en la facultad de Derecho, Filosofía y Letras, colaborando con varias publicaciones, alternando con la labor como crítico y ensayista, y como director y conductor de programas radiales.

En 1941 concluyó su doctorado en Filosofía y Letras con su tesis Concepto de la poesía, editada como libro en 1945, pionera de los estudios científicos de la literatura en Cuba.

Comenzó entonces su labor como profesor en colegios habaneros, preludio de una prestigiosa carrera como pedagogo y conferencista en universidades de Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.

El triunfo de la Revolución Cubana el Primero de Enero de 1959 sucedió mientras  trabajaba en el exterior y no dudó en regresar inmediatamente y ponerse al servicio de la obra socialista.

Fue profesor de la Universidad de Oriente y su Rector a partir de 1962.

En 1965  lo nombraron Director del recién creado Instituto de Literatura y Lingüística, y se trasladó a La Habana, en cuya Universidad ocupó además el cargo de profesor de Estética, Teoría Literaria y Literatura Cubana, e integró el Consejo Científico del alto centro docente capitalino.

Fungió como embajador de Cuba ante la Santa Sede, miembro de la Comisión Nacional Cubana de la UNESCO e integrante de la Sociedad Cubano Mexicana de Relaciones Culturales, en la que ocupó la presidencia.

En 1986 le fue conferido el Premio Nacional de Literatura. Sus ensayos y artículos han sido traducidos a los idiomas francés, inglés, ruso, chino, alemán, eslovaco y rumano.

Entre sus textos más conocidos se encuentra el Diccionario de la Literatura Cubana, polémico por las omisiones de varios autores, cuya responsabilidad  aún se discute.

Nueva tecnología cubana en Atención Primaria de Salud

Lilieth Domínguez Quevedo / AIN

La instalación progresiva de video-colposcopios en la Atención Primaria de Salud, en Santiago de Cuba, permitirá un diagnóstico más certero de síntomas ginecológicos que pueden conducir al cáncer cérvico uterino.

El doctor Francisco Perera, responsable de la Unidad Provincial de Cáncer, informó que las cinco maternidades del territorio cuentan con esos costosos equipos de producción nacional, y la ubicación en las Áreas de Salud comenzó por el municipio de Mella, al cual deben sumarse otros territorios.

Consultado por la AIN precisó que esa tecnología permite a médicos y pacientes observar por una pantalla todo el procedimiento captado por el lente, que se asoma al especulo introducido en la vagina; lo que además perfecciona la docencia que se imparte acerca de la enfermedad.

Acotó que se pueden guardar las imágenes, imprimirlas y consultar el diagnóstico con otros especialistas por vía de correo electrónico, y realizar biopsias en caso necesario.

Aun cuando el sistema de salud cubano pone su empeño por elevar la atención médica, e invierte cifras millonarias en procederes y equipos del primer mundo, la mortalidad por este tipo de cáncer es elevada, y solo durante el 2010 hubo 45 fallecidas por esta causa en la provincia.

Con el surgimiento del Programa de Control del Cáncer Cérvico Uterino en Cuba, en 1968, se estableció que todas las mujeres sexualmente activas entre los 25 a 59 años de edad deben realizarse, cada tres años aproximadamente, una prueba citológica y un examen físico del cuello del útero.

Hoy –enfatizó Perera- resulta alarmante decir que durante el primer semestre del año en curso, alrededor de 87 mujeres con pruebas citológicas alteradas no acudieron a las consultas, previa citación por el personal del sector.

Otras 76 han sido diagnosticadas en etapas avanzadas de esa enfermedad en 2011, lo cual significa menor calidad de vida y supervivencia para ellas, pues la disponibilidad del tratamiento específico para esa patología se complica con su avance, alertó el especialista.

Vacunas terapéuticas, equipos médicos de última generación como el Acelerador Lineal y el sistema de braquiterapia, medicamentos de última generación, procedimientos de avanzada, entre otras variantes practicadas en la urbe, mejoran visiblemente la calidad de vida de las pacientes.

Acciones favorables a la salud humana, experimentar con dietas saludables, cambiar costumbres nocivas y visitar sistemáticamente al médico, sobre todo cuando se les presenten a las mujeres síntomas como el flujo vaginal y el sangramiento, son imprescindibles para alargar la vida.

Datos de la Organización Mundial de la Salud precisan que solo en 2005 fallecieron en el mundo 7,6 millones de personas víctimas del cáncer, mientras que a 20 millones se les detectó esa enfermedad; y según cálculos, en los próximos 10 años más de 80 millones morirán por esa causa