Jardín de los Helechos: Doble excelencia

Angela Santiestaban Blanco

Con una extensión de 3.000 m2, y cerca de mil especies de plantas tropicales el Jardín de los Helechos de Santiago de Cuba, es un lugar donde se pueden apreciar unos 295 grupos de helechos pertenecientes a 59 géneros y a 21 familias, es una verdadera joya ecológica que cumple hoy 35 años de creado por iniciativa de su director Manuel García Calaffu.
Ubicado en la carretera de El Caney, “La Caridad”, número 129, se inició como una colección particular en el año 1976. Con el paso de los años fue creciendo y despertando el interés de visitantes nacionales y extranjeros que disfrutan a diario de esta instalación que ofrece la oportunidad de adentrarse en este mundo botánico, donde se conservan unos 360 tipos de helechos y alrededor de 300 especies de orquídeas, además de otras colecciones como bromelias, malanguitas, violetas africanas, cactus y plantas suculentas
En 1984, Calaffu donó a la Academia de Ciencias el trabajo de ocho años, consistente en una colección de más de 1 000 plantas y un herbario especializado que contaba con unos 650 números, unido a su deseo de que el Jardín tuviera un mayor uso social.
La colección está ubicada en un lugar con excepcionales condiciones ecológicas, el Jardín de los Helechos facilitó a su vez el nacimiento del Jardín Botánico de Santiago de Cuba, el que ha ido ganando un espacio reconocido entre las instituciones similares de Cuba, y también ha ganado prestigio internacional.
Entre las especies que muestra están, Helechos arborescentes, Helechos cultivados, Helechos de paredes calizas, Helechos acuáticos.
El objetivo fundamental del Jardín es el estudio integral de las pteridofitas de Cuba, y aspectos tales como la Sistemática, la Ecología, la Fitogeografía, la Etnobotánica, la Conservación y la Horticultura de las especies cubanas, haciendo énfasis en las posibilidades docentes del Jardín y en su potencial como centro promotor de la educación medioambiental.
La institución recibe cada año a más de cinco mil visitantes cubanos y de otros países, además de constituir unidad docente para la orientación de estudiantes educados en el amor y respeto a la naturaleza.
Galardonado recientemente con la única mención honorífica del Premio Iberoamericano de Medio Ambiente Augusto González de Linares, de la Universidad española de Cantabria, su trabajo se distingue por la implementación de tecnologías en la conservación y mantenimiento de condiciones ambientales del jardín santiaguero.
Asimismo, ha sido reconocido por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente por sus aportes a la investigación básica como señal de gestión y sostenibilidad de los recursos naturales del país, y su trayectoria vital y meritoria durante 35 años en el estudio de plantas de Las Antillas.
Desde el año 2009 ostenta la doble excelencia de la Agricultura Urbana, máximo galardón que otorga ese movimiento nacional

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*