Archivo por días: 29 Agosto 2012

Jubilados, pero no retirados

Olga Thaureaux Puertas
Sus mejores reportajes, sus propias vidas. Resulta difícil resumir 85 años dedicados al quehacer laboral, a la dirección de organizaciones de masas, sociales y políticas, a las misiones internacionalistas en los momentos en que tal vez sus familias más los necesitaban.

Siempre en la primera fila, con la mejor disposición, sin miramientos de hora, lugar o día, la respuesta del deber se imponía. Los trabajos voluntarios en la construcción, en la agricultura, las movilizaciones permanentes, las guardias obreras, las tareas en la asociación de combatientes son elementos comunes en la personalidad de estos hombres.

Los años acumulados nunca han sido impedimento para recorrer los parajes más intrincados de la geografía santiaguera, muchas veces sobreponiéndose a las adversidades de la vida, las que nunca fueron obstáculos para el quehacer diario. Ellos han sabido insertarse como los más jóvenes en las redes sociales y asimilar las nuevas tecnologías.

Para José Ginarte, Gino, el Maestro, o Cuco, como muchos cariñosamente le llamamos, los 35 años de labor no concluyen hoy. Para Orlando Guevara, Guevarita, el Guajito, el Chiqui, 50 años se multiplican en los trabajos que aún salen a luz en la web de Sierra Maestra o en las páginas impresas.

Este es solo el comienzo de una nueva etapa de la vida, con nuevas responsabilidades porque los buenos periodistas y revolucionarios, no se jubilan.

Desenmascaran calumnias contra sistema de salud cubano

Publicado por Olga en Cuba

Las mentiras y calumnias contra el sistema de salud cubano difundidas por elementos contrarrevolucionarios, fueron desenmascaradas este 22 de agosto en acto público celebrado en la comunidad de Veguita de Galo, en laciudad de Santiago de Cuba.

En ocasión del advenimiento del 52 aniversario de la creación de la Federación de Mujeres, la doctora Mirtha Rodríguez, representante de las mujeres santiagueras dijo que esas personas con estas conductas tratan de desprestigiar a la Revolución y que esta es una batalla de ideas y a ideas la vamos a ganar. Aquí –dijo- hay un pueblo dispuesto a defenderla y un ejército de batas blancas que ha defendido el prestigio de Cuba en el mundo y no va a permitir que la desprestigien aquí dentro.

Entre ovaciones de Viva la Revolución y Abajo los mercenarios y la mentira y los que le hacen el juego al enemigo, Rodríguez recalcó que en Santiago de Cuba no hay muertos por cólera y que se han movilizado los médicos de alta experiencia para los cuerpos de guardia para garantizar una atención adecuada. Al pueblo cubano le damos toda la información que quiera, pero a los que quieran jugar con el prestigio de la salud cubana, NO, sentenció.<a

Emilio Bacardí, benefactor de la ciudad

Por Margarita Piedra Cesar
Debió ser triste para Santiago de Cuba y sus habitantes aquel 28 de agosto de 1922, cuando a la edad de 78 años falleció Emilio Bacardí Moreau, a quien con toda justicia se le ha llamado benefactor de la ciudad, de su cultura y de su historia.

Emilio Bacardí Moreau, nació en Santiago de Cuba el 5 de junio de 1844 y entre 1868 y 1898, participó en múltiples actividades conspirativas contra España, por lo que fue llevado a prisión y al destierro por largos años, y sólo pudo regresar a la Isla tras el fin de la guerra de independencia.

Al producirse la derrota de España en la isla, Emilio Bacardí asume la alcaldía municipal de Santiago de Cuba, dedicándose con fervor a esa tarea y sobre todo, a mejorar aspectos sociales de la población entre ellos, la construcción de escuelas y otras obras públicas, como el propio museo que hoy lleva su nombre, la biblioteca que lleva el nombre de su esposa Elvira Cape, la escuela de Bellas Artes y la Banda de Música Municipal.

En 1901, Emilio Bacardí fue reelegido nuevamente alcalde por la población, ocasión en que oficializó dos bellas tradiciones de la ciudad: la Fiesta de la Bandera los 31 de diciembre a las 12 de la noche, así como comenzar y finalizar las retretas de la Banda Municipal con las notas del Himno Nacional cubano.

Su vida pública fue más allá de su natal Santiago, y en 1906 fue electo senador de la República, desde donde combatió la corrupción administrativa y la prepotencia de los más poderosos, fustigando a aquellos que apelaban a la intervención norteamericana para resolver los problemas de la Isla.

Como intelectual, Emilio Bacardí dejó escrito un gran número de obras, entre ellas, sus crónicas de Santiago, que en 10 tomos muestran la vida cotidiana de la ciudad desde su fundación en 1515 hasta los albores del Siglo XX.

Emilio Bacardí Moreau, murió el 28 de agosto de 1922 a la edad de 78 años después de una fructífera vida a la cual Santiago de Cuba le debe mucho. Por eso, en este aniversario 90 de su fallecimiento le recordamos como lo que fue, un benefactor de la ciudad.