Jubilados, pero no retirados

Olga Thaureaux Puertas
Sus mejores reportajes, sus propias vidas. Resulta difícil resumir 85 años dedicados al quehacer laboral, a la dirección de organizaciones de masas, sociales y políticas, a las misiones internacionalistas en los momentos en que tal vez sus familias más los necesitaban.

Siempre en la primera fila, con la mejor disposición, sin miramientos de hora, lugar o día, la respuesta del deber se imponía. Los trabajos voluntarios en la construcción, en la agricultura, las movilizaciones permanentes, las guardias obreras, las tareas en la asociación de combatientes son elementos comunes en la personalidad de estos hombres.

Los años acumulados nunca han sido impedimento para recorrer los parajes más intrincados de la geografía santiaguera, muchas veces sobreponiéndose a las adversidades de la vida, las que nunca fueron obstáculos para el quehacer diario. Ellos han sabido insertarse como los más jóvenes en las redes sociales y asimilar las nuevas tecnologías.

Para José Ginarte, Gino, el Maestro, o Cuco, como muchos cariñosamente le llamamos, los 35 años de labor no concluyen hoy. Para Orlando Guevara, Guevarita, el Guajito, el Chiqui, 50 años se multiplican en los trabajos que aún salen a luz en la web de Sierra Maestra o en las páginas impresas.

Este es solo el comienzo de una nueva etapa de la vida, con nuevas responsabilidades porque los buenos periodistas y revolucionarios, no se jubilan.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*