Archivo por meses: Septiembre 2012

Tercer aniversario del histórico concierto Paz sin Fronteras

Se mantiene vivo en la memoria de los cubanos
Angela Santiesteban Blanco
“Venimos a Cuba por Amor. Vencimos el miedo para estar contigo esta tarde, nosotros esperamos que ustedes también lo puedan vencer, y que todos los jóvenes de la región, de Estados Unidos y Miami venzamos el miedo y que lleguemos a entender lo importante que es cambiar el odio por amor”,
Juanes

Las expectativas fueron muchas durante varios meses. El popular cantautor colombiano Juanes, tuvo la iniciativa de realizar el segundo Concierto por la Paz en Cuba, despertando el interés de los cubanos de disfrutar de un espectáculo internacional de muy buena factura con la participación de artistas de renombre.

El 20 de septiembre de 2009, una gran multitud de personas, en su gran mayoría vestidas de blanco, se dieron cita en la histórica Plaza de la Revolución de la capital cubana, para cantar en un solo idioma, teniendo como principal inspiración la paz y la unidad.

Para los cubanos el concierto Paz sin Fronteras fue un espacio para la alegría, y el disfrute, fue algo conmovedor, un homenaje a nuestras raíces, a nuestra música tradicional, a nuestra cultura, a lo que somos y a lo que seguimos siendo.

Ese día quedó en la memoria de los que tuvimos el privilegio de disfrutar del Concierto, vivimos un acontecimiento cultural de excelente factura, trascendental e inédito.

El mundo presenció una de las más hermosas manifestaciones de solidaridad, amor, pasión, y humanismo de un pueblo. Más de un millón de cubanos se dieron cita en la Plaza para acompañar a Juanes y a los que con él se atrevieron a visitarnos.

Entre merengue, baladas, canciones de la trova, hip hop, salsa; se desarrolló el espectáculo. Los artistas participantes cantaron, rieron de alegría, y lloraron de emoción ante tanto calor humano.

Fueron cinco horas que permanecen en el recuerdo, y que difícilmente se olviden, tiempo en el que desfilaron por la tarima cantantes y grupos invitados.

Concierto para no olvidar, en el que el hombre de la camisa negra, y sus invitados, se funcionaron para defender el derecho de todos los seres humanos a vivir en paz, elegir su propio destino y a ser respetados.

Juanes demostró con su visita a la Isla de la Libertad por qué en su infancia le decían “Juan sin miedo”, desde temprana edad supo defender con valor y honestidad todas las cosas en las que creía.

Así fue esa memorable jornada. La Plaza se llenó de gente y de música. El blanco simbolizó un reclamo de paz para el mundo. La alegría de los cubanos y la rica música contagió a los participantes.

En la mente de muchos laten las palabras de la Tañón cuando manifestó con lágrimas en los ojos: “¡Que no haya más fronteras en el mundo, que se comiencen a romper las barreras que nos separan! Mientras que Juanes pidió ¡Paz para todos!

Y como colofón de este GRAN espectáculo en tren de la música cubana subió al escenario con su contagioso ritmo y la magistral interpretación del Chan chán.

Pero como si fueran pocas la emociones vividas ese 20 de septiembre, Juan Formell, director de la popular orquesta Los Van Van, en un acto de orgullo patrio exclamó: “¡Duélale a quien le duela, ya se hizo el concierto por la Paz!”, fue un cierre a lo cubano.

Arnaldo Tamayo Méndez, en el tiempo y el espacio

*Arnaldo Tamayo Méndez. Primer cosmonuata latinomericano, quien hace exactamente 32 años -el 18 de septiembre de 1980- llevó a cabo el histórico vuelo al espacio del primer americano, no estadounidense, en la cosmonave soviética Soyuz 38.
Arnaldo Tamayo Méndez, nació en la provincia de Guantánamo, Cuba, el 29 de enero de 1942, es un piloto de guerra, cosmonauta y Héroe de la República de Cuba. Primer americano no estadounidense en volar al espacio y primer cosmonauta cubano, es hoy General de Brigada y Jefe del Departamento de Relaciones Exteriores del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Ministerio de Defensa) de Cuba.
Breve biografía
Arnaldo Tamayo nació en el seno de una familia humilde. Siendo huérfano, comenzó a trabajar a los 13 años como limpiabotas y ayudante de carpintero.
Después de la revolución ingresó al Instituto Técnico “Ejército Rebelde” y luego a las Fuerzas Armadas Revolucionarias.
Se hizo piloto de combate y siguió el curso de piloto del caza MiG-15 en la URSS cuando contaba solamente con 19 años. Luego, en 1962 durante la “Crisis de Octubre” realizó múltiples misiones de patrullaje.
Por cuatro años, hasta 1975, fue Jefe de Estado Mayor de la Brigada de Aviación de Santa Clara. En 1976 fue ascendido a Teniente Coronel. En 1978 fue seleccionado para integrarse al programa Intercosmos y se traslada a la Ciudad de las Estrellas en la Unión Soviética para su entrenamiento.
El 18 de septiembre de 1980 llevó a cabo el histórico vuelo al espacio del primer americano, no estadounidense, en la cosmonave soviética Soyuz 38.
A su regreso fue condecorado con la primera medalla honorífica de Héroe de la República de Cuba.
En Moscú recibió la Orden de Lenin y la estrella de Oro de Héroe de la Unión Soviética de parte del gobierno soviético.
Desde ese mismo año, Arnaldo Tamayo es diputado ante la Asamblea Nacional del Poder Popular (Poder Legislativo) de Cuba. Es presidente del Grupo Parlamentario de Amistad Cuba-Rusia y de la Asociación de Amistad Cuba-Rusia
A partir de 1981-1982 fue presidente de la Sociedad de Educación Patriótico-Militar (SEPMI), disuelta a principios de los años 1990.
El 26 de octubre de 1987, Arnaldo Tamayo y su colega Yuri Romanenko establecieron el primer radio-puente Cuba-cosmos con científicos y periodistas cubanos a través de un enlace radial que enlazaba al complejo orbital Mir (donde Romanenko cumplía su tercera misión al espacio y al mismo tiempo imponía una nueva marca de permanencia) por medio del satélite geoestacionario Statsionar-4 (Gorizont-7).
Hoy día, aparte de sus labores como legislador, el general Tamayo se desempeña además como Jefe del Departamento de Relaciones Exteriores de las Fuerzas Armadas cubanas.
Arnaldo Tamayo es padre de dos hijos.
Cronología de la misión de la Soyuz 38
El 18 de septiembre de 1980 a las 15:11 despegó desde el cosmódromo de Baikonur (en Kazajistán) el cohete portador Soyuz que colocaría en órbita la nave Soyuz 38 en la que la tripulación conjunta soviético-cubana integrada por Yuri V. Romanenko y Arnaldo Tamayo realizó su vuelo hacia y desde el complejo orbital Saliut-6.
Allí se reunieron con la tripulación residente, conformada por los cosmonautas Leónid Popov y Valeri Riumin y realizaron una serie de experimentos durante una semana, luego de la cual regresaron a Tierra el 26 de septiembre de 1980.
Buena parte del programa de investigaciones y experimentos tecnológicos de la misión fue preparado por la Academia Nacional de Ciencias de Cuba y comprendía tareas científicas como el cultivo de los primeros monocristales orgánicos en microgravedad utilizando azúcar cubano, experimentos médico-biológicos (incluso algunos dedicados a investigar las causas del Síndrome de adaptación al espacio) y la exploración desde el espacio del territorio de la isla caribeña y su plataforma continental en la búsqueda de minerales y posibles yacimientos petrolíferos.
Entre los científicos cubanos que participaron en el diseño de los experimentos médico-biológicos estaba el profesor Roberto Hernández Corvo.
Concluido el programa de investigaciones, los cosmonautas trasladaron al módulo de descenso los materiales de los experimentos e investigaciones realizadas a bordo el 25 de septiembre y aterrizaron al día siguiente.
Arnaldo Tamayo representó en el cosmos a Cuba, a América Latina, a África y al “Tercer Mundo”.
La tripulación de respaldo estaba conformada por los cosmonautas Yevgueni V. Jrúnov y José Armando López Falcón.
En el tiempo y en el espacio, a 32 años del histórico vuelo espacial, sirva este trabajo como un sencillo y merecido homenaje a Tamayo Méndez, un humilde y sencillo hijo de la Revolución cubana y sus éxitos en esta i9mportante esfera.

JUAN, EL COMANDANTE DE SIEMPRE

*Este 11 de septiembre cumple este revolucionario y hombre de pueblo tres años de su desaparición física. Con este trabajo un reconocimiento a quien siempre recordaremos como un ejemplo de modestia, sencillez y espíritu de sacrificio

Juan Almeida Bosque, Comandante revolucionario cubano. Participó en el Asalto al Cuartel Moncada, la expedición del Yate Granma y encabezó uno de los Frentes Guerrilleros en la Sierra Maestra.
Formó parte del Buró Político del Comité Central del Partido desde su fundación en 1965 siendo ratificado en todos los congresos. Fue elegido diputado para la Asamblea Nacional y vicepresidente del Consejo de Estado, desde la primera legislatura del Parlamento cubano del nuevo período que se abrió tras el 1 de enero de 1959. Fue comandante de la Revolución y presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana. En su faceta de compositor y escritor realizó más de 300 canciones y una docena de libros.
Síntesis biográfica
Nació en La Habana, el 17 de febrero de 1927 en el seno de una familia humilde. Participó en la lucha contra el golpe de estado del 10 de marzo de 1952, durante la cual conoció a Fidel Castro, al cual sigue posteriormente en el Asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953. Es condenado a diez años de prisión a consecuencia de este hecho.
Presidio
El 12 de octubre, el Ministro de Gobernación, Ramón Heredia, dispuso que el grupo de revolucionarios condenados por los sucesos del Moncada, dentro del cual se encontraba, fuera trasladado al Reclusorio Nacional de la Isla de Pinos. Según las disposiciones del Tribunal deberían permanecer en locales especiales, separados de los presos comunes. En aviones DC – 3, del ejército, bajo fuerte custodia militar fueron trasladados desde la provincia de Oriente hasta la Isla de Pinos.
Fue ubicado, junto al resto de sus compañeros, en una de las salas del hospital del presidio, separados de los presos comunes por una pared de ladrillos que fue levantada para ese fin[2]. Poco después se le permitió recibir una visita al mes y alguna correspondencia, que siempre era severamente revisada y censurada.
Como el resto de sus compañeros se negó a aceptar la cena especial del 24 de diciembre de 1953 en protesta por los asesinatos cometidos por el ejército y la guardia rural durante los sucesos del Moncada.
El 12 de febrero de 1954, cuando el dictador Fulgencio Batista visitaba el Penal para inaugurar la planta eléctrica de la prisión, junto a sus 25 compañeros[3] entonó a toda voz la Marcha del 26 de Julio. Batista prestó atención a la letra y visiblemente disgustado sólo preguntó quiénes cantaban, luego abandonó rápidamente el reclusorio. Por esta acción serían castigados severamente, Fidel Castro, Ramiro Valdés, Ernesto Tizol, Israel Tápanes y Agustín Díaz Cartaya. A él, y al resto de sus compañeros les retiraron el aparato de radio que tenía el pabellón y les suspendieron la entrega de periódicos además de prohibirles comunicarse con el exterior.
Desde 1954 y con mayor fuerza a partir de 1955 comenzó un amplio movimiento nacional, que abarcó a casi todas las tendencias políticas y clases del país, en pro de una amnistía general que incluyese a los moncadista. El 10 de marzo de 1955, en medio de los festejos oficiales por el tercer aniversario del golpe de estado, se presentaron en ambas cámaras del Congreso Cubano sendos proyectos de amnistía general. El 6 de mayo, luego de ser aprobada por ambas cámaras del Congreso Cubano, Fulgencio Batista firmó la Ley de amnistía que ponía en libertad a todos los presos políticos, incluidos los asaltantes de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes que cumplían su condena en el presidio de la Isla de Pinos. Gracias a la amnistía el 15 de mayo de 1955 salió en libertad junto a sus compañeros de presidio político.
Lucha insurreccional
En 1955 fue amnistiado junto a sus compañeros. Fue expedicionario del yate Granma en 1956. El 27 de febrero de 1958 fue ascendido a Comandante del Ejército Rebelde y pasó a dirigir la columna Santiago de Cuba.
En marzo de ese mismo año dirigió el III Frente Oriental Dr. Mario Muñoz Monroy, el cual inicialmente adopta el nombre de III Frente de Operaciones en la Sierra Maestra. Tras el triunfo de la Revolución pasó a ocupar cargos en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).
Revolución en el poder
El 29 de marzo de 1962, Juan Almeida participa como vocal del Tribunal Revolucionario presidido por el comandante Augusto Martínez Sánchez que se encargó de enjuiciar en juicio sumarísimo a los participantes de la invasión mercenaria por Playa Girón de abril de 1961. Este tribunal lo integraban además los comandantes Guillermo García Frías, Sergio del Valle y Manuel Piñeiro.
Fue elegido miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y de su Buró Político en octubre de 1965 y fue diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular desde la primera legislatura y Vicepresidente del Consejo de Estado. También fue presidente de la dirección nacional de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana).
Trayectoria artística
Su legado va más allá de la lucha revolucionaria pues incursionó en el arte como escritor y como compositor musical. Además compuso más de trescientas canciones de las cuales se han hecho varias producciones discográficas, dos de sus canciones más populares son La Lupe y Dame un traguito.
Muerte
El día 11 de septiembre de 2009 a las 23:30, hora cubana, falleció debido a un paro cardiorrespiratorio a la edad de 82 años. Sus restos mortales fueron sepultados en el Mausoleo del III Frente Oriental, en Santiago de Cuba, junto a otros combatientes de la Revolución cubana.
Condecoraciones recibidas
Título Honorífico de Héroe de la República de Cuba.
Orden Máximo Gómez de primer grado (otorgada el 27 de febrero de 1998, en ocasión del aniversario 40 de su ascenso a Comandante en la Sierra Maestra).
Obras publicadas
Presidio
Exilio
Desembarco
La Sierra
Por las faldas del Turquino
Contra el Agua y el Viento, Premio Casa de las Américas (1985)
La Única Ciudadana
El General en Jefe Máximo Gómez
¡Atención! ¡Recuento!
La Sierra Maestra y más Allá
Algo nuevo en el desierto
La Aurora de los héroes