No concibo la vida en tierra firme

Angela Santiesteban Blanco
Fotos: Jorge Luís Guibert

Anika Muñoz Darzo, es la única mujer miembro de la tripulación del buque patrullero porta helicóptero PP 390, perteneciente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias, que transportó unas 43 mil 300 tejas de fibrocemento procedente de la capital del país, hasta Santiago de Cuba.
“Desde muy temprana edad sentí inclinación por la vida en el mar, tuve la oportunidad de estudiar en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos de mi localidad, y lograr mis sueños de ingresar en la Academia Naval de las FAR y graduarme como guardiamarina, -afirmó Anika-.
“Me gradué en julio de 2010, desde entonces trabajo en el buque PP 390, con la satisfacción de ejercer mi profesión en un barco de guerra, es un honor, es algo incomparable, es un colectivo muy unido, ellos me apoyan, no me sobrellevan, pero me ayudan.
“Es la primera vez que tienen una mujer abordo, se han adaptado a mi forma, y ya llevamos tres años juntos.
“¿Experiencias? Muchas, recuerdo que mi primera navegación, el barco cogió fuerza seis y me sentí muy mal, -mareos, vómitos- la verdad que fue muy difícil, pero he trabajado sobre esos inconvenientes y ya estoy acostumbrada.
“He cumplido varias tareas como parte de la tripulación, siempre estaré en primera fila para defender a mi Patria desde mi puesto de guardiamarina.
“En esta ocasión, junto a mis compañeros, cumplo con la misión de traerle a los hermanos santiagueros un embarque de tejas para ir minimizando los daños provocados por Sandy, lo que constituye un honor, porque así estoy ayudando a que cientos de damnificados vuelvan a tener techos en sus viviendas.
“Estoy satisfecha, seguiré en la marina hasta que la vida me lo permita, el mar es mi pasión, no concibo la vida en tierra firme”.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*