Una luz para nuestra América

Olga Thaureaux Puertas
Ha muerto un hombre inmenso, un hombre universal, pero nació un símbolo que continuará guiando a los venezolanos, a los pueblos de América hacia la integración soñada.
Luchador incansable, defensor de la paz, un hombre que la muerte nos arrebató en pleno bregar, pero que ya pasó a la historia de los “Próceres de Nuestra América”.
Dejó de latir el corazón de Hugo Chávez Frías este martes 5 de marzo a las 4.25 de la tarde. La noticia corría de voz en voz. No lo podía creer, pero lo estaba diciendo TeleSur, era Nicolás Maduro, consternado, que hablaba para el pueblo venezolano y el mundo.
Dolor y tristeza me embargan, el “osado y valiente luchador revolucionario; líder y comandante supremo que reencarnó a Bolívar para hacer lo que él no pudo terminar; fundador de la Alianza Bolivariana Para los Pueblos de Nuestra América y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños”, nos ha dejado.
Su sonrisa legítima y franca perdurará, su alma redentora protegerá a toda nuestra América y siempre estará ahí, junto a las causas justas porque “los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”.
Los cubanos sentimos su pérdida como uno de sus hijos. Siempre lo admiramos y seguimos. Y es que ¡Chávez es también cubano!
Su ejemplo conducirá en las próximas batallas a los venezolanos, a los latinoamericanos a todas las personas dignas y amantes de la paz. Su pensamiento continuará inspirando cada uno de los programas revolucionarios que emprendió por 14 años la Revolución Bolivariana.
Hugo Chávez Frías, es y será una luz para América.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*