¡Hasta la Victoria Siempre Comandante!

Angela Santiesteban Blanco

Mi Santiago perdió su la alegría, mi Santiago perdió su risa característica, su gente bullanguera y carismática se silenció el pasado martes 5 de marzo, a las 4:25 de la tarde cuando llegó la nefasta noticia de que la parca con su guadaña sin límites, paralizo para siempre el corazón del “arañero”.
Aún me cuesta trabajo interiorizar que el arañero ya no está entre nosotros, no exagero si afirmo que desde ese día en la ciudad hay un silencio sepulcral, que se rompe únicamente con el ruido emitido por los vehículos.
Esa noticia paralizó el país; en mi Santiago no fue diferente, solo se siguen escuchando frases apesadumbradas y tristes, se palpa y se siente el dolor por la partida del amigo, lágrimas y voz entrecortadas cuando se hace referencia al líder que vivió para hacer el bien y ayudar a los más humildes.
Hoy el mundo sigue llorando al Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, porque es del mundo, el Presidente de talla mundial que dejó su impronta por donde pasó.
El arañero, mote con el que lo bautizaron en su niñez, cuando vendía los dulces que le hacía la abuela, partió, peor quedaron sus ideas, quedó su enseñanza de hombre íntegro y sin tacha, quedó su pensamiento y legado que los cubanos defenderemos también junto a los hermanos venezolanos.
Ayer el pueblo cubano rindió homenaje al héroe, desde el Cabo de San Antonio a Maisí, no hizo falta convocatoria, espontáneamente el pueblo se reunió para rendir póstumo tributo ante la foto sonriente del eterno Presidente.
En mi Santiago no fue diferente, miles de personas pasaron por la Plaza de la Revolución Antonio Maceo para darle el último adiós y decirle ¡Hasta la Victoria Siempre Comandante!

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*