Mayito Rivera visita el Cuartel de la Montaña en Caracas

Tomado de Cubadebate

Tomada de CubadebateConocí desde lejos a Mayito Rivera hace muchos años, a finales de los 80. No fuimos de la misma generación de músicos, pero recuerdo cuando algunos de mis compañeros de la Escuela Nacional de Arte (ENA) y yo rondábamos el Instituto Superior de Arte (ISA) para merendar y de paso saludar a diversos amigos de esa época, y así nos topábamos con cientos de ellos y las tertulias eran interminables. Hubo un día especial que no olvido, porque me llamó la atención un grupo de músicos que tocaban una tarde en el ISA y que, bajo el nombre de Girón, prometieron ser uno de los mejores de su momento en el entorno estudiantil; baste decir que un cantante nombrado Coco Freeman estuvo ahí, y nos dará la medida de la integralidad musical que rodeaba al grupo en cuestión y su importancia en el panorama musical de aquellos años. Y nunca olvidaré al bajista del grupo Girón, un muchachito moreno e inquieto que tocaba y brincaba de una forma inusual. Era Mayito Rivera.

Luego con los años siguió creciendo como músico, y un día ya en plena década del siglo XXI pude entrevistarlo y le comenté de aquella anécdota, guardada en mi silencioso recuerdo de estudiante. La ocasión de mi entrevista con él fue la salida al mercado de su CD Negrito Bailador, realizado en solitario con algunos músicos y amigos de Los Van Van, y que pronto se colocaría en los primeros lugares de ventas en Europa, por su calidad interpretativa, además de la fuerza musical de los músicos invitados.

A partir de ahí, comenzaríamos una amistad que profesa el respeto en ambas direcciones, porque si hay algo que decir (a grandes rasgos) de Mayito, es su sensibilidad, su sentido de la amistad y su comportamiento profesional. Nunca he escuchado improperios contra nadie, y tengo la suerte —hasta el momento— de ser el único que ha logrado entrevistarlo en TV en esta etapa de solista.

Por ello y por otras muchas razones personales que por ética no puedo compartir, sé que esta visita de Mayito al Comandante Chávez en su eterno Cuartel de la Montaña no es casual, ni propagandística, ni orquestada. Consciente estoy que las redes sociales son un caudal de expresiones dignas a tener en cuenta cada día más, y que quizás en ocasiones debamos prestarle más atención a la veracidad de estas redes que a la prensa desgastada y prostituida que nos carcome con venenos preparados ya sabemos dónde. Pero aún sabiendo que yo pueda estar errado, aún sabiendo que puedo ser objetado (por sacar de contexto una publicación de Facebook), creo en la necesidad de compartir este momento de un gran artista, de un gran hombre; de igual manera, lo dicho por Mayito en su publicación, está amparado por la sinceridad y la conciencia de un artista de su tiempo, hombre y amigo, necio e irreverente, al mejor estilo quijotesco o de Silvio.

Gracias Mayito por tu valentía, vertida en tu humilde publicación y que más allá de ensombrecerte (como muchos quieren hacer) te sitúa para nosotros, la gran mayoría, como un grande de la cultura cubana y latinoamericana.

¡¡¡Gracias hermano!!!

Encabezado de Mayito Rivera junto a la foto en su muro de Facebook:

“Sé que tal vez a muchos no le guste que comparta esta imagen, otros se conmuevan, muchos dirán y opinarán lo que les de la gana, no importa, lo asumo con valentía, así soy yo,… lo que sí, les pido no duden ni juzguen sin conocer, sin saber, sin motivos… para mí fue un honor y un privilegio poder haber estado allí, además de un deber como artista de estos tiempos, artista cubano, agradecido infinitamente de todo lo que ha significado el público venezolano, su gente, millones de amigos que allí en Venezuela tengo, y que jamás olvidaré… por eso, entre otras millones de razones… fui allá arriba, al Cuartel de la Montaña, unido al dolor de tanta gente, si he sabido recibir APLAUSOS de su gente, he aprendido a amarlos en su humildad, por eso MI ETERNO HOMENAJE AL COMANDANTE CHÁVEZ… guapo, valiente, vivirás por siempre… gracias por tanta ayuda”

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*