¿Un futuro petrolero para Cuba?

Entrevista a Jorge Piñón

Por Roberto Veiga y Lenier González

LA HABANA – Progreso Semanal conversó con el investigador en asuntos energéticos Jorge Piñón, un cubanoamericano, que salió de la Isla como parte de la Operación Peter Pan, y tantos años después sigue hablando en primera persona cuando se refiere a Cuba. Piñon se ha desempeñado en la industria petrolera y llegó a ser presidente para América Latina de la empresa petrolera AMOCO Oil. Actualmente es investigador del Centro de Política Internacional en Energía y Medioambiente de la Universidad de Texas, Austin. La entrevista tuvo lugar en el hotel Meliá Habana en Cuba.

Futuro en Cuba de la exploración petrolera en aguas profundas

Todo programa de exploración, especialmente en zonas de frontera, es decir, en zonas nuevas donde nunca se ha explorado, tiene diferentes etapas. Siempre hay una etapa muy importante que es la de estudios geológicos, donde se estima cuál puede ser el potencial de existencia de hidrocarburos. Ese es el proceso donde hemos estado por los últimos 10 años en Cuba, que incluye el estudio del servicio geológico de Estados Unidos. Este estudio, realizado por vez primera en 2004, pone sobre la mesa un estimado de que en la franja norte geológica de Cuba, principalmente mar afuera, en aguas profundas, desde la provincia de Pinar del Río hasta el norte de la provincia de Matanzas, existen reservas de petróleo. Ellos esbozan la posibilidad de que pueda haber de cuatro a seis mil millones de barriles de crudo por descubrir. Estos estudios geológicos son muy ambientales, pero históricamente tienen un alto grado de confiabilidad en la industria nuestra. Eso no quiere decir que garantizan que exista esa cantidad de petróleo, pero es el primer paso en esta etapa.

Pasamos por la etapa de estudios y ahora estamos en la etapa de exploración. Han sido cuatro pozos -cada pozo ha costado, por lo menos, 100 millones- explotados por compañías internacionales de petróleo serias, es decir, no fue un “juego” político.

Por ahora no se han obtenido los resultados esperados: al menos eso me dicen las fuentes que yo he consultado. Todavía tenemos el resto del Golfo de México, las aguas ultra profundas del resto del Golfo de México, adyacentes a la zona exclusiva estadounidense: yo creo que allí sí hay posibilidades.

Para mí, en los próximos tres a cinco años, desgraciadamente, no veo una alta probabilidad de que Cuba vuelva a tener el nivel de exploraciones en aguas profundas como las que hemos tenido en los últimos dos o tres años.

Potencia hallazgo petrolero y desafíos en la gestión

De encontrar petróleo, en Cuba no sería un gran problema desde el punto de vista técnico. Hoy existe la tecnología para que ese petróleo de mar afuera llegue a las costas para poder ser refinado, o para ser transportado en tanqueros a otros mercados. Tomaría de tres a cinco años poder llegar a un máximo de toda esa producción. Cada yacimiento puede tener cinco, 10, 15, 20 pozos, para que puedan llegar a una producción adecuada. Ni yo ni las personas con las que he conversado pensamos que el potencial de Cuba en aguas profundas sobrepase los 200 ó 300 mil barriles diarios. Eventualmente, si encontrábamos lo que esperábamos, en un período de cinco a siete años, Cuba podría estar produciendo 250 mil barriles diarios.

Otras fuentes de energía para el futuro de Cuba

Estamos ante una etapa de crecimiento y uso de gas natural en todo el mundo, hay muchos países que están descubriendo ahora gas de esquisto y creo que para Cuba el gas natural será una fuente muy importante para el futuro. Cuba está pensando construir una terminal en Cienfuegos para recibir gas natural licuado. Creo que eso es un gran potencial para el futuro de Cuba. Uno de los factores más interesantes de la industria nuestra hoy en día es que estos grandes productores, ya sea de crudo o de gas, están buscando mercados, y cuando tú tienes varios productores y solo un número de consumidores, pues todos tratamos de tener contratos a largo plazo para asegurarnos un pedazo de la torta. ¿Cómo podemos asegurarnos que tenemos parte de ese mercado? Cuba está en una buena situación porque muchos de estos países vienen ahora y te dicen, no solo te suministro el gas, sino te construyo la planta eléctrica.

Es decir, si me das una concesión, yo te construyo la planta eléctrica. En el concepto concesionario, la construye otro, pero tú eres el dueño. Yo te construyo la planta eléctrica en Cienfuegos, en Nuevitas o en Mariel y firmo contigo un contrato a largo plazo, de 25 años, para suministrarte gas natural licuado para esa planta a precios del mercado. El Estado no se tiene que gastar un solo céntimo. Ese capital del Estado puede ir entonces a la salud, la educación u otros proyectos importantes y tienes al socio internacional que es el concesionario. Ese modelo ya existe en Cuba con Energás. El Estado nunca pierde la soberanía sobre los hidrocarburos. El Estado siempre es el dueño de los hidrocarburos, de la tierra, de la concesión. Todo lo que permite es que un tercer concesionario invierta el capital a riesgo y todo lo que él quiere es un alquiler que le garantice cierta rentabilidad de un 6-10 por ciento durante 25 años y pueda él recuperar su inversión. Al final de los 25 años, te dice adiós y se marcha para su casa y tú te quedas con el activo.

Yo creo que el gas natural es una fuente de energía para nosotros extremadamente importante, y recuerda que dentro de los hidrocarburos el gas natural es el más limpio. Así que para proteger el medio ambiente, en un país como Cuba, que depende del turismo, el gas natural, en vez del petróleo que estamos usando con un alto contenido de azufre, es extremadamente importante.

El otro tema también es el etanol y la industria azucarera de este país. Yo soy, quizás, una de las pocas personas dentro de la industria que no estoy de acuerdo con el uso de granos, el uso de alimentos, para producir etanol, que será un combustible que usará nada más que la clase media o la clase alta, porque el pobre no tiene automóvil. Desde el punto de vista social, reconozco el alto costo que tiene. Así que estoy de acuerdo con aquellas personas que dicen que no se deben usar el maíz, los granos, que no se deben hacer grandes esfuerzos en deforestación para sembrar cosechas de materias primas para producir etanol. Estoy en contra de eso. Ahora, los casos de Cuba y de Brasil son totalmente diferentes, porque estás hablando de una materia prima que es la caña de azúcar. En Cuba ya podemos recuperar un millón de hectáreas de tierra que históricamente siempre han sido tierras azucareras, así que no estamos hablando de deforestación. Los estudios que hemos hecho nos demuestran que una industria azucarera cubana recapitalizada totalmente puede contribuir alrededor de 3500 millones de dólares al año a la economía cubana. Porque tienes el etanol hoy en día a dos dólares el galón y tienes el azúcar a 18-20 centavos.

Puedes traer a compañías de Brasil en un joint-venture con compañías cubanas. Señores, aquí todos pueden participar, siempre que el Estado les ceda una concesión. No es que la tierra va a manos privadas. La tierra continúa en manos del Estado. Pero tú permites esa experiencia, ese capital en asociación con el Estado, para crear una industria azucarera cubana que puede tener una increíble contribución a Cuba, no solo económica sino estratégicamente también. Si podemos sembrar un millón de hectáreas con un rendimiento de 60-70 toneladas de azúcar por hectárea, nos puede dar a nosotros mucho desde el punto de vista del etanol. La ventaja que tiene eso hoy en la industria azucarera, como la de Brasil, es que cuando ese guarapo o esa miel llega al central, tú puedes tomar la decisión de si va para la destilería o si va para la producción de azúcar. O sea, tienes ahora dos mercados a donde puedes ir. Si la mejor rentabilidad te la da el azúcar, tú vas para el azúcar, pero si te la da el etanol, vas para el etanol. Hoy en día tenemos esa flexibilidad. Además, recuerda que estás produciendo electricidad abundante, porque tienes todo ese bagazo, con esas nuevas plantas eficientes, así que también estás contribuyendo con electricidad al sistema nacional. Ese es otro valor agregado que algunas veces nos olvidamos de él, pero que es gigantesco para Cuba.

Cuba podría llegar a producir 70 mil barriles diarios de etanol. Quiere decir que en un futuro económico de Cuba el parque vehicular cubano, igual que el de Brasil, si traes los automóviles de Brasil, que son automóviles que pueden usar 100 por ciento etanol o 100 gasolina, no dependeríamos ni una gota del petróleo para combustible de transporte vehicular.

Todas esas diferentes piezas hay que estudiarlas a largo plazo. La salvación de un país que no es autosuficiente en energía, no está solamente en un producto, está en varios.

Infraestructura petrolera y futuro energético

La refinería de Cienfuegos, el ducto de Cienfuegos a Matanzas, el almacenaje para 600 mil barriles que hemos construido en Matanzas. Tenemos el puerto de Mariel. Cuba está situada estratégicamente. Por eso en nuestro escudo nacional tenemos puesta la llave del Golfo. Eso le da a Cuba una posición muy ventajosa. El canal de Panamá se abrirá y tendrá más capacidad para poder pasar tanqueros más grandes. Se están construyendo terminales de gas natural en República Dominicana y en Puerto Rico. Así que si Cuba no encuentra petróleo, para mí no es un problema. Porque Cuba, por su posición geográfica, y si Cuba tiene la infraestructura, tendrá una posición muy preferencial para poder recibir diferentes tipos de combustibles de petróleo a un precio internacional (el petróleo no será regalado), pero vamos a tener una posición competitiva para poder obtener ese petróleo a 0.50 o un dólar y centavos el barril, mucho más bajo, por la posición logística.

Puerto Rico hoy en día ha cerrado sus tres refinerías, y se basa cien por ciento en producto importado. Si tú miras todos los meses de dónde proviene el petróleo que va a Puerto Rico, tú pensarías, bueno, viene de Estados Unidos porque es el mercado más cercano. No. Ellos importan petróleo de Rusia, gasolina de Rusia, fuel-oil de Argentina, de diferentes lugares del mundo, porque tienen un buen sistema de almacenamiento, buenos puertos y terminales de combustibles y ellos están siempre en búsqueda de dónde está el petróleo más barato. Pueden también traer petróleo que, desde el punto de vista de su calidad quizás no sea el mejor, pues lo pueden alterar y mejorar en sus plantas locales.

Eventualmente en Cienfuegos habrá una buena refinería. Lo que le pasa a Cienfuegos es que no tiene la capacidad de unidades de mejoramiento, de procesamiento de crudos, que eso es lo que se planea construir. La futura refinería de Matanzas, ya es un poco diferente. La refinería de Santiago de Cuba estratégicamente se debe mantener y mejorar para poder procesar 50 mil barriles diarios y la de La Habana, esa hay que cerrarla, porque ha trabajado muy duro en los últimos 50 años y han hecho un fantástico trabajo tratando de mantenerla para que no afecte el medio ambiente y el valor potencial de la bahía de La Habana, desde el punto de vista turístico. Es una refinería de muy alto costo, no solo económico, desde el punto de vista de procesar, sino creo que un alto costo desde el punto de vista medioambiental, etc. Recuerden que hay un ducto que conecta a Matanzas con la refinería de La Habana, así que la refinería de La Habana se podría convertir en un punto de distribución… Tienes las terminales en Matanzas, mandas el gasóleo, el diesel o la gasolina por ducto a La Habana y de aquí salen los camiones a distribuir a las diferentes gasolineras. Así que todavía tendría un uso. Pero desde el punto de vista de refinería, no.

Modelo de consumo

No se va a resolver el punto de que Cuba sea autosuficiente energéticamente. Y no somos el único país con este problema, tenemos que reconocer eso. Hay muchos países en Centroamérica, en otros lugares, que no son autosuficientes. Eso es lo que nos dio la naturaleza. Pero tenemos muchas cosas que podemos utilizar: el etanol, el petróleo que tenemos hoy en día, cómo poder optimizarlo, la posición geográfica que tenemos, y la infraestructura, para estar seguros de que tengamos fuentes competitivas y que nunca se ponga a este país en una posición en la que tengamos que pagar una prima por la energía en comparación con otros países de la región. Cuba debe tener una posición competitiva desde el punto de vista energético.

Otro asunto está relacionado con nuestro modelo de consumo. Si en Cuba se encontraba petróleo, meramente el anuncio nos iba a llevar a todos nosotros a pensar: ¡ahora sí! Puedo encender todas las luces, puedo hacer todo esto, y ahora no me importa… Al revés, si encontramos petróleo tenemos que seguir todavía más todo el concepto del ahorro, el concepto de reciclar, el concepto del transporte público. ¿Tú quieres reducir la dependencia energética de Cuba? Un buen y eficiente transporte público. Tenemos el ferrocarril. Mi padre era un ferroviario, y la geografía nuestra nos da el potencial de tener un tren rápido de La Habana a Santiago. Los ferrocarriles cubanos pueden ser los más eficientes del mundo. No hay que manejar. En un futuro, tú puedes levantarte por la mañana en La Habana y viajar a Camagüey para una reunión de negocios, almorzar y regresar a La Habana por la noche. Como yo hacía cuando vivía en España, que iba a Sevilla por la mañana, tenía mi almuerzo de negocios y a las cinco de la tarde estaba de regreso en Madrid, sentado en mi casa.

Así que Cuba tiene un gran potencial energético, no solo de producción de energía sino también del consumo racional de la energía. Eso es muy importante, y eso lo tenemos que mantener, no solo en estas generaciones que desgraciadamente lo hemos aprendido por las dificultades que tenemos. Me van a decir: Jorge Piñón, tú me estás diciendo que debo continuar viviendo como vivo hoy en día por las dificultades económicas que tiene el país. Y te digo: Sí. Puedes mejorar tu nivel de vida, pero por lo menos la conciencia que se te ha creado después del Período Especial es una buena conciencia. Quizás las razones por las que llegaste a ella son malas, pero es una conciencia que tienes que mantener y es una conciencia que tiene que pasar a las próximas generaciones.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*