No os asombréis de Nada: Es Santiago de Cuba

Angela Santiesteban Blanco
Fotos: Jorge Luís Guibert

Hace más de tres años la añeja Santiago de Cuba comenzó un proceso inversionista para nuevamente recibir al visitante con sus mejores galas, con aquellos atributos que siempre la han distinguido: ciudad limpia y embellecida, con gente afable, dicharachera, solidaria y dispuesta a ayudar a quien lo necesite.

Puso la naturaleza a prueba la entereza de los hombres y mujeres de esta ciudad que después de los embates del huracán Sandy supieron levantarse y no cejar. Con pujanza, espíritu emprendedor y con la confianza de que todo tiempo futuro tiene que ser mejor, comenzaron los trabajos, no hubo tiempo a la meditación y el descanso, muchas horas de desvelos, de toma de decisiones y el pueblo y toda Cuba respondiendo al reclamo del momento.

Hoy el panorama citadino es bien diferente, la ciudad nuevamente recuperó su glamour, y aunque todavía falta mucho por hacer, principalmente en las viviendas, aquí hay un hervidero constructivo.

Por estos días santiagueros y santiagueras se empeñan en saludar el Día de la Rebeldía Nacional con esta urbe más engalanada, como dignos anfitriones de la conmemoración del 60 aniversario del asalto al Moncada, acontecimiento histórico que protagonizó la Generación del Centenario, para lograr la verdadera independencia, tras largos años de lucha, que comenzaron con la rebelión de Hatuey.

En la actualidad más de una centena de obras se remozan, recuperan y rehabilitan; igualmente se reparan las calles del casco histórico; la agricultura no se queda atrás, se trabaja en la recuperación del anillo productivo de La República; los centros asistenciales también reciben laboriosas manos que lo devuelven como nuevos, al igual que centros recreativos y de servicios.

Se puede afirmar que el en torno de La Plaza de Marte se convierte en un centro comercial con diferentes ofertas entre las que se encuentran: La única tienda del país que comercializa instrumentos musicales, un punto de venta de jugos y néctares de frutas procedentes de la legendaria fábrica La Avispa, con más de 50 productos.

De la misma manera se reparan las escuelas primaria y secundaria que conforman la ciudad escolar 26 de Julio.

Son numerosas las empresas, entidades y direcciones, de conjunto con La Oficina del Conservador de la Ciudad que devuelven el valor histórico y arquitectónico a estos sitios, donde además están enclavados los hospitales provincial, y oncológico y un policlínico.

Asimismo, en el cementerio Santa Ifigenia se realizan trabajos de drenaje en una zona baja y se amplía la explanada para que las ceremonias y actos tengan mayor prestancia y lucidez.

Con beneplácito se observa también el nuevo fondo habitacional de San Pedrito, y otras obras de beneficio social que mejoran la calidad de vida de los habitantes.

De igual modo se siembran y resiembras plantas de jardín y árboles para contribuir a embellecer diferentes espacios y así lograr apaciguar el fuerte calor de la suroriental provincia y renovar y repoblar las áreas verdes y jardinería.

Distingure también el teatro Heredia, que después de una reparación general, quedó listo para continuar como centro cultural y que exhibe desde junio pasado con un orgullo infinito en una de sus paredes exteriores -que da para la avenida de Las Américas- la figura a relieve del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, asaltante del Moncada, expedicionario del yate Granma y uno de los líderes más queridos por este pueblo.

Como dijo el poeta, no os asombréis de nada, es Santiago de Cuba.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*