El concierto de Pablo y yo

JOSE ANGEL ALVAREZ CRUZ

Yo creo que hoy voy a disfrutar de lo lindo. Casi 20 años después de su última aparición por estos lares vuelve Pablo Milanés a regalarnos esa música antológica que adoran los cubanos y que aún hace vibrar corazones al ritmo de “Yolanda”, “El breve espacio en que no estás” y “Para vivir”.

Voy a sentarme en la platea del Teatro Heredia, conseguí un asiento cercano al escenario para disfrutar del genial intérprete, y olvidarme por dos horas de esas declaraciones que hiciera en Miami, que molestaron a tantos.

Y no es que Pablo expresara una manera de pensar diferente fuera de los cánones ideológicos que tradicionalmente esbozan los que defienden el proceso cubano, es que por lo menos a mi me pareció oportunista y matizada por el lugar donde dijo justamente lo que allí querían escuchar.

Pero han pasado cuatro lustros desde que el canta autor no regalaba melodías a Santiago y esa es una gran motivación ahora, para quedarse en el Heredia a deleitarse, disfrutar de sus genialidades y vivir lo que de seguro será un momento excepcional.

Cuentan colegas que asistieron a su llegada al aeropuerto de esta provincia, que se mostró afable y conversador, explicó que cumple una deuda con el territorio al cual prometió un concierto hace dos años, pero que entonces se malogró por cuestiones de salud.

Aquella palabra empeñada hoy se hará realidad, habrá pechos apretados, amores de antaño recordando épocas memorables y nuevos admiradores, porque cuando se trata de música Pablo sabe que hacer para cautivar a todos.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*