Denuncian la exigencia de test de VIH para futuros estudiantes de Salud Pública

Una carta que denuncia ante el Ministro de Salud Pública de Cuba el requisito discriminatorio de solicitar un test de VIH a jóvenes que pretendan estudiar determinadas especialidades de ese sector, pone en evidencia la necesidad de incluir explícitamente en la legislación laboral el derecho al trabajo sin importar la condición serológica de las personas.

La misiva que me hizo llegar un activista y cuya veracidad acabo de confirmar, la firma el MSc. Juan Raúl Valdés Triguero, especialista de la Línea de Apoyo a Personas que Viven con VIH/sida, del Centro Nacional de Prevención de las ITS/VIH/sida, quien censura un procedimiento erróneo del Ministro de Educación Superior para la captación de aspirantes a la carrera de Tecnología de la Salud.

Esta medida contraria a las políticas inclusivas del Estado cubano, y que el experto define como “una verdadera involución de todos los logros obtenidos en el liderazgo de salud en la Respuesta al VIH/Sida”, demuestra la trascendencia de incluir de manera expresa también este tema en el futuro Código de Trabajo ahora en discusión, tal y como plantean otros activistas.

Lo increíble del caso es que semejante barbaridad ética, violatoria de derechos humanos elementales, fue expuesta por una funcionaria de Salud Pública en un programa televisivo local de la capital del país, de acuerdo con la citada queja de Valdés Triguero.

Hasta donde conocemos, todavía no hay una respuesta a esta reclamación ni por el titular de Salud, ni por alguna otra autoridad competente.

Esperamos contribuir con su publicación no solo a la rectificación de este agravio, sino también a que reflexionemos sobre cuántas otras disposiciones discriminatorias hacia las personas con VIH pudieran estar en vigor en organismos estatales por decisiones unilaterales, sobre las cuales no es posible reclamar desde el punto de vista legal si no existe un amparo jurídico para quienes sufren tales desmanes.

A continuación, el texto íntegro de la misiva:

La Habana, 7 de Agosto de 2013.

“Año 55 de la Revolución”

“A nadie debe cerrarse, ni siquiera con fútiles pretextos, la puerta de hacerse útil a la patria”

Carlos Manuel de Céspedes.

Estimado Ministro de Salud Publica.

Dr. Roberto Morales Ojeda.

Sé de su apretada agenda en este verano, pero no podemos dejar otras cuestiones que son vitales en los umbrales del nuevo proceso docente que se iniciara en septiembre.

Desde que se diagnostico el primer caso de VIH/Sida en el mundo, comenzó una tenaz lucha para esclarecer que la epidemia que afecta a la humanidad no es una limitante para trabajar ni estudiar. Es un consenso global recogido en todos los conclaves mundiales y un criterio unánime en todas las autoridades que conforman la Respuesta Ampliada en nuestro país.

El test de VIH debe ser aplicado cumpliendo dos principios básicos. Consentimiento informado y Confidencialidad.

Un principio básico en el mundo del trabajo es que no debe orientarse test de VIH para solicitar empleo o estudio.

¿Porque entonces permitimos que una funcionaria de Salud Publica, en la Televisión (Canal Habana, Programa Noticias del 7 de agosto), exponga que el test de VIH es un requisito de ingreso para estudiar Tecnología de la salud? Es una verdadera involución de todos los logros obtenidos en el liderazgo de salud en la Respuesta al VIH/Sida.

Sé que de forma obsoleta y arbitraria aparece este procedimiento en el Capítulo II, Articulo 57 del Manual de Secretarías, del Ministro de Educación Superior, que está vigente, pero es un lamentable error en la legislación y se deberá trabajar para su enmienda.

Le podemos preguntar a los que están al frente de la captación de los futuros Tecnólogos de la Salud:

¿Qué harán si algún resultado del examen que presenten los futuros estudiantes es positivo?

¿Qué esperan hacer con las Personas que Viven con VIH que deseen estudiar Tecnología de la Salud?

¿Qué utilidad tiene presentar un test de VIH realizado, si el resultado del examen no puede ser relevado sin el consentimiento de la persona?

¿Qué resultado del test de Elisa o Western Blot se revela, fuera de la autoridad sanitaria?

Muchas preguntas más les podríamos realizar, pero me limitaré a recordarle el contenido del Lineamiento 154 del Congreso del Partido comunista de Cuba*.

Compañero ministro, el VIH/Sida es una Enfermedad Crónica Transmisible y puede dar como resultado la muerte, pero Cuba y el Programa que usted dirige mantienen vivos a más de 17 mil Personas con VIH, con esfuerzos inigualables en el mundo.

No permitamos que un procedimiento descontextualizado frustre la vida de muchos jóvenes a los que les brindamos salud.

No pretendo que usted de respuesta a esta carta, como especialista en Salud Pública y revolucionario estoy en el deber de informarle.

Confiado de su sabiduría y liderazgo,

Respetuosa y revolucionariamente,

MSc. Juan Raúl Valdés Triguero.

Línea de Apoyo a Personas que Viven con VIH/sida

Centro Nacional de Prevención de las ITS/VIH/sida

* Lineamiento 154: Elevar la calidad del servicio que se brinda, lograr la satisfacción de la población, así como el mejoramiento de las condiciones de trabajo y la atención al personal de la salud. Garantizar la utilización eficiente de los recursos, el ahorro y la eliminación de gastos innecesarios.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*