Detienen a más “disidentes” cubanos

Indira Ferrer Alonso

Temprano recibí una llamada. Habían detenido en Palma Soriano a unas siete u ocho personas que integran la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), agrupación opositora que financia la Sección de Intereses Norteamericana en La Habana.
Resulta que a la 1:00 am, hora local, Ángel y Amado Verdecia, dos miembros de Unpacu, se dirigían en automóvil hacia la Terminal de ómnibus de ese municipio santiaguero, desde donde José Daniel Ferrer -líder de Unpacu- viajaría hacia la capital.
Una patrulla de la Policía Nacional Revolucionaria les indicó que pararan para una inspección de documentos de rutina y hallaron que al conductor, Amado, se le había
vencido la licencia de conducción, infracción tipificada por el código de Tránsito y Seguridad vial.
El agente de la PNR los conminó a dirigirse a la estación policial más cercana, a lo que los hermanos respondieron con ofensas y consignas contra la Revolución y los líderes cubanos, y cámara en mano para documentar el momento. Raro, ¿verdad?, esta gente que se venden como pacíficos, no violentos, luchadores por la libertad, la democracia y activistas de los DD.HH., que vengan a dar semejante escándalo por un simple trámite que enfrentan a diario y a toda hora los conductores en Cuba y en cualquier parte de este mundo.
Lamentablemente, el que venía al timón, Amado, sacó del automóvil una mocha, que es un instrumento cortante parecido al machete, y amenazó a los agentes del orden, lo que empeoró la situación, pues esto sí se considera un delito tipificado en la legislación penal como Atentado.
Los hermanos fueron conducidos a la estación de policía. Poco tiempo después se reunieron allí siete miembros de Unpacu, en un intento de protesta o algo así, gritaron consignas contra el gobierno y provocaron lo que aquí se conoce como alteración del orden público. Esto hizo que las autoridades los detuvieran por unas horas y luego los liberaran.
Amado Verdecia continúa detenido pues será procesado por el delito en el que incurrió. Fin de la historia.
Pensar diferente
Claro que se puede pensar diferente, y quien tenga sus ideas y actúe en consecuencia, solo por convicciones, me merece respeto, por mucho que no comparta su ideología. Pero no es el caso, créanme.
La llamada Unión Patriótica de Cuba es una agrupación cuyos miembros protagonizan frecuentemente escenas de histeria contra el gobierno para filmar o fotografiar, es así como justifican el dinero, los teléfonos celulares, las computadoras y otros recursos que reciben de la Oficina de Intereses de EE.UU en La Habana, por oponerse a supuestos actos de represión y atropello.
Lo cierto es que buena parte de sus miembros ha cumplido sanciones penales por delitos comunes como robo con violencia, hurto, desacato, agresiones físicas, y se caracterizan por una pésima conducta social.
Lamentablemente, muchas de las familias que la integran sufren de violencia física y psicológica contra la mujer. Se estima que poco más de un centenar de personas pertenecen a Unpacu, que se autodenomina la agrupación contrarrevolucionaria más numerosa del país.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*