¡A comer maní!

Por Aloyma Ravelo

Estudios realizados en los últimos tiempos subrayan que el consumo de maní o cacahuate —como le llaman en otros países— es fenomenal para proteger el organismo de males que se asocian a enfermedades cancerígenas y coronarias.
El investigador Steve Talcott, de la Universidad de Florida, quien ha pasado años estudiando este riquísimo fruto seco, afirma que el maní tiene gran cantidad de antioxidantes y supera con creces a muchas frutas y verduras.
Otras investigaciones recomiendan que si se consume en combinación con ensaladas de vegetales, tiende a potenciar sus valores para la salud. Indican, igualmente, que las personas a dieta para perder peso deben ingerirlo con moderación, pues contiene calorías que podrían afectar los resultados.
Por último, una recomendación: compra aquellos que venden sin sal para quienes padecen de presión alta, aunque lo ideal es adquirir el producto en el mercado y cocinarlo en casa. Este proceder no solo abarata su precio, sino que se dispondrá de mayor cantidad para añadirlo a pudines y dulces en general.
La madre naturaleza nos brinda este alimento tan beneficioso, aprovecha su valor nutritivo y los aportes que puede ofrecer a tu salud. Recuerda que el consumo debe ser moderado para disfrutar al máximo de sus propiedades.
Razones para consumir maní
• Es una fuente alta de proteínas: 30 gramos de maní contienen alrededor de siete gramos de proteína.
• Es de bajo índice glucémico (IG), con pocos hidratos de carbono, los cuales son complejos, y una alta cantidad de fibra. Es digerido y absorbido lentamente en el flujo sanguíneo, al consumirlo no se eleva de manera inmediata la cantidad de azúcar en la sangre, por lo que es una buena opción para las personas diabéticas.
• Contiene arginina, un aminoácido conocido como precursor del óxido nítrico, el cual es importante por ser un potente vasodilatador que ayuda a relajar las paredes de las arterias e inhibe la acumulación de plaquetas, evitando complicaciones cardiovasculares. Por la misma función, evita la acumulación de colesterol en las arterias. Es un alimento que, consumido sin sal, combate la hipertensión.
• Posee grandes cantidades de resveratrol, componente que ayuda a combatir enfermedades cardiovasculares y el colesterol. Además se ha descubierto que esta sustancia también contribuye a inhibir el crecimiento de células cancerígenas.
• Aporta buena cantidad de fibra, beneficioso para controlar los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar en sangre.
• Es una fuente natural de vitamina E, antioxidante muy potente que protege nuestras células de los daños causados por los radicales libres. La vitamina E natural se absorbe mejor que la que viene en comprimidos.
• Contiene ácido fólico, muy valioso para embarazadas o para quienes piensan estarlo pronto, pues evita malformaciones en el sistema nervioso del bebé.
• Contiene minerales como el fósforo, magnesio y calcio, los cuales ayudan a formar huesos fuertes y sanos.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*