No justifico lo ocurrido, pero….

Angela Santiesteban Blanco

Ayer cuando entré a la red de redes había tremendo alboroto con un material que publicó Sierra Maestra en su edición sabatina, y desde ya digo que no justifico el desliz cometido por nuestro compañero de labor, pero a la vez digo como decía mi abuela: “Los trapos sucios se lavan en casa”.

Por lo que hago varias preguntas ¿Este medio de prensa no tiene un Consejo de Dirección? ¿Acaso su directora no es confiable? ¿No existe comunicación directa con nuestro rotativo? ¿No conocen los mecanismos establecidos para esclarecer estas situaciones? ¿Entonces por qué tanto chanchullo?

Soy del criterio de que este problema se pudo haber tramitado por los canales con que contamos y todos sabemos que existen, y no llegar a denigrar a un compañero de fila en una red social, y mucho menos desprestigiar nuestro periódico ante los internautas. No estoy de acuerdo con los criterios que se manejaron, él es un joven talento probado, con varios premios periodismos ganados en buena lid y hay que tener claro que es de humanos cometer errores, y nadie está exento de equivocarse.

Todavía no entiendo por qué lo hizo, él cuenta con el respeto y reconocimiento de quienes laboramos a su lado, por el dominio, capacidad y conocimiento que tiene del deporte, no solo en Cuba, sino en el mundo.

Hoy nos tocó perder, sí y lo digo así, nos tocó perder, porque somos una familia, en nuestro colectivo laboral no hay fincas, todos compartimos de igual manera nuestros éxitos y adversidades; él tendrá que responder por el error cometido, pero hubiera sido más sano y constructivo que el afectado se hubiera comunicado con la dirección del Sierra; como lo hizo este semanario cuando por cosas del destino, en algunos medios de prensa, -que no vale la pena mencionar- salieron trabajos de nuestro colega con el nombre de otros profesionales, por lo que creo fue más inteligente nuestra posición; nos toca a los más viejos en la profesión ir formando el relevo en los principios éticos y morales que nos caracterizan.

Bien vale la pena que muchos de los que opinaron, y casi llamaron al “linchamiento” de nuestro compañero, se revisen y midan bien sus mensajes, porque, repito han descalificado a nuestro periódico, y yo como soy mal pensada, digo que este actuar puede tener un doble sentido, y llegar hasta intentar desacreditar un medio de prensa que responde a los intereses del pueblo revolucionario y al Partido.

Ojo, tenemos que tener mucho cuidado con nuestros criterios moralistas, porque más que juzgar a alguien por un falta cometida, podemos caer entonces en otras desagradables situaciones que no nos conllevan a nada bueno y sí a hacerles el juego a quienes tratan de vilipendiar nuestra prensa revolucionaria.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*