Crisis en Costa Rica ¿Quién es el responsable?

Angela Santiesteban Blanco
Foto: Internet

Más de 1000 cubanos arribaron a Costa Rica procedente de otros países con la intención de viajar a la tierra prometida, víctimas de la política migratoria de los Estados Unidos y de bandas que de manera inescrupulosa lucran con las altas sumas de dinero que deben pagar por el viaje.1448492559_878783_1448492662_noticia_normal

Ellos salieron de Cuba legalmente, cumpliendo todos los requisitos establecidos por las regulaciones migratorias cubanas; sin embargo su único interés es el de llegar a países Latinoamericanos para continuar su camino y recibir las “bondades” de la Ley de Ajuste Cubano y la aplicación de la política de “pies secos-pies mojados, que aplica el gobierno americano a los cubanos que pisan tierra americana sin importarles las vías y medios que utilizan.

Esta criminal política incita la emigración ilegal, violando los Acuerdos Migratorios en vigor, en los que ambos países tienen la obligación de garantizar una emigración legal, segura y ordenada, según declaró el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Igualmente, continúan alentando el robo de cerebro, incitando a los profesionales de la Salud y de otras ramas a desertar de sus misiones en terceros países y emigrar a los Estados Unidos, y así perjudicar los programas de cooperación y despojar de recursos humanos a Cuba y a otros países del Tercer Mundo.

1447876806_683319_1447877252_noticia_normalSin embargo, muchas veces hay personas que opinan sobre el tema erróneamente, no sólo ahora con la difícil situación creada en Costa Rica, a través de la historia algunos piensan que es culpa del gobierno cubano, y no tienen cuenta a los cientos de personas que les niegan el visado para viajar a los Estados Unidos de manera segura y legal.

Hasta ahora nunca he escuchado un solo caso en que Cuba le niegue su salida del país a nadie, siempre y cuando cumplan con los requisitos establecidos.

Sin embargo quienes han pasado por la otrora oficina de intereses de Estados Unidos en La Habana, hoy embajada Norteamericana, saben de las lágrimas, dolor, incomprensión, insensibilidad y falta de humanismo que impera en ese lugar y lo digo con conocimiento de causa.

Hace varios años en ese lugar, pude observar la cantidad de personas que llegan hasta allí con la aspiración de que se le otorgue una visa para viajar al norteño país, unos de visita, otros para salir definitivamente del país, algunos por razones laborales, entre otras causas, sin embargo en pocos minutos ven truncados sus deseos por un rotundo No.

Escuché a ancianos comentar que hacía años que no veían a sus seres queridos y que quizás no pudieran verlos otra vez por razones obvias, la edad, otros que se habían presentado en varias ocasiones y tampoco lograron su objetivo.

Además, supe de algunas historias verdaderamente triste y que ya habían perdido las esperanzas; a mi modo de ver lo único que buscan es que los interesados en viajar indaguen en otras vías para hacerlo cuéstele lo que le cueste, hasta perder lo más preciado del ser humano, la vida.

No podemos olvidar los sucesos de la embajada de Perú en La Habana ni el Mariel, que provocó el éxodo en masas, donde murieron muchos cubanos en el mar y quién fue el verdadero culpable, el gobierno americano con esa funesta política que sigue provocando muertes en estrecho de la Florida y en las frontera de países Latinoamericanos.

Hasta cuando se mantendrá la Ley de Ajuste, cómo los grandes medios no dicen que la mayoría de los cubanos que emigran lo hacen por razones económicas, cómo no dicen que Estados Unidos nos intenta asfixiar por hambre y enfermedades, cómo no dicen que a pesar de todos esos males nos seguimos desarrollando y brindamos nuestra ayuda solidaria a quien la necesite.

Desgraciadamente todavía hay cientos de cubanos que se dejan engañar por los canto de sirenas, pero sería bueno que pensaran un poco en las consecuencias que les puede traer actos irresponsables como el de Costa Rica.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*