El Imperio del Corredor Patrimonial de las Enramadas

Angela Santiesteban Blanco
Fotos: José Roberto Loo

hotel-imperial_santiagodecubaEl Hotel Imperial fue uno de los primeros edificios altos de Santiago de Cuba, impactó en la población santiaguera de entonces por su belleza arquitectónica e imponente decoración.

El Hotel Imperial es una de las obras con las que dejó su huella en la imagen urbana de Santiago de Cuba el arquitecto Carlos Segrera (1880-1922), a quien se deben otros edificios como los hoteles Casa Granda y América, el Club San Carlos, el desaparecido hotel Venus, la primera Cámara de Comercio de Santiago de Cuba (actual Centro de Negocios), el Museo Emilio Bacardí y el Palacio Provincial de Gobierno, además de la imagen actual de la Catedral (con otros elementos del estilo clásico añadidos en restauraciones hechas entre 1916 y 1922)._mg_0107

Ubicado en Enramadas No 251 entre San Pedro y Santo Tomás, presenta su propia decoración. Esta joya de la arquitectura en Cuba, pasó por un proceso de restauración y abrió nuevamente sus puertas a finales del 2016.

En la instalación, conversamos con Aimara Goris Donet, subdirectora, quien comentó: “El hotel cerró en 1998, en sus inicios tenía en su primera planta la tienda La Francia, que ocupaba la mayor parte del inmueble, en la segunda un desayunador y un restaurante.

_mg_0115“Con su reinauguración se amplió el bloque habitacional y actualmente el hotel cuenta con 39 habitaciones.

Ahora en la primera planta hay un pequeño comercio perteneciente a la firma Caracol para la venta de subvenir, el lobby, el desayunador, la cocina y el snack-bar La Joya que ocupa el lugar donde estaba El Avileño y se le añadió un rut-garden.

“Tiene gran atractivo porque es un hotel de ciudad con los diferentes servicios básicos que se brindan en una instalación hotelera. En el caso del rut-garden, la población puede acceder al lugar pagando un cover, que en estos momentos es de 5 CUC en el horario de la noche y por el día 3.00, con derecho a consumo”.

El Imperial pertenece a la cadena Cubanacan, donde los trabajadores laboran con el fin de satisfacer a sus clientes, en su mayoría, alemanes y franceses, aunque también llegan de Holanda, Suiza, España, Inglaterra y Estados Unidos.

Este Imperio en las inmediaciones del Corredor Patrimonial de las Enramadas ya es una realidad y enrumba sus pasos a posicionarse entre los primeros de su tipo, no solo en la provincia sino en el país, cumpliendo con los estándares de calidad que exige el Ministerio del Turismo.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*