Archivo de la etiqueta: Día de la Caridad

Virgen de la Caridad del Cobre: Patrona de Cuba

Angela Santiesteban Blanco

La Virgen de la Caridad del Cobre, nuestra Señora de la Caridad del Cobre, o simplemente Cachita, es la Patrona de Cuba, este  nombramiento fue aprobado por el Papa Benedicto XV en el año 1916, más tarde en un viaje realizado por Juan Pablo II al archipiélago de Cuba en 1998, la coronó como Patrona de Cuba.

Fue en 1612 ó 1613, que se produjo el hallazgo de la imagen de La Virgen de La Caridad. La historia narrada por Juan Moreno, “el negrito de La Caridad” a sus 85 años cuenta que, fueron en una canoa en busca de Sal, él y dos hermanos indios, Juan y Rodrigo de Hoyos, -conocidos en la imaginería popular como los tres Juanes- cuando salían de Cayo Francés, en la Bahía de Nipe, situada en la costa norte de la región oriental de la isla.

Relatan que vieron algo flotando en el mar, y al acercarse observaron que se trataba de una imagen de la Virgen María sobre una tablilla donde se podía leer: “Yo Soy La Virgen de La Caridad”, la misma que hoy es objeto de veneración por los cubanos.

El primer santuario se construyó improvisadamente, empleando hojas de guano y tablas. Tras varios acontecimientos misteriosos ocurridos en torno a la imagen, ésta fue llevada al que sería su santuario definitivo, a poca distancia de allí, en la cima de una loma cercana a las minas de cobre.

Documentos antiguos que hay en el Archivo de Indias, recogen que  la imagen de la Virgen de la Caridad, llega  a la Sierra del Cobre, en Santiago de Cuba, cuando Francisco Sánchez de Moya, capitán de artillería, recibió el 3 de mayo de 1597 un mandato del Rey Felipe II para que se fuera a las minas de cobre a defender las costas de los ataques de piratas ingleses.

El rey le encargó erigir una pequeña iglesia donde soldados y mineros pudieran acudir a encomendarse y hacer sus oraciones a la adorada imagen de la Virgen de la Caridad.

Antes de su partida hacia el Nuevo Mundo, este Capitán mandó tallar en Toledo una réplica de la Virgen, -que fue la que trajo hasta la isla-.

La Historia se mezcla con la leyenda, después de la aparición, el único testigo sobreviviente del “milagro”, ya en plena senilidad, hizo una declaración jurada donde involucra en el relato de la milagrosa aparición al propio capitán Francisco Sánchez de Moya, quien había llevado la imagen a la isla, quien dijo:

“…estando una mañana la mar en calma salieron de cayo Francés antes de salir el Sol Juan y Rodrigo de Hoyos y este declarante, embarcados  en una canoa para la dicha salina, y apartados de dicho cayo Francés vieron una cosa blanca sobre la espuma del agua, que no distinguieron lo que podía ser, y acercándose más les pareció pájaro y ramas secas. Dijeron dichos indios “parece una niña”, y en estos discursos, llegados, reconocieron y vieron la imagen de Nuestra Señora la Virgen Santísima con un Niño Jesús en los brazos sobre una tablita pequeña, y en dicha tablita unas letras grandes las cuales leyó dicho Rodrigo de Hoyos, y decían: “Yo soy la Virgen de la Caridad”, y siendo sus vestiduras de ropaje, se admiraron que no estaban mojadas. Y en esto, llenos de alegría, cogieron sólo tres tercios de sal y se vinieron para el Hato de Barajagua…”

Más tarde el 24 de septiembre de 1915, veteranos de la Guerra de Independencia escribieron al Papa Benedicto XV pidiendo que proclamara Patrona de Cuba a la Virgen de la Caridad del Cobre. El 10 de mayo de 1916, se recibe la respuesta afirmativa del Papa.

Varios años depués, el Papa Pío XI, autorizó la coronación canónica de la sagrada imagen, y en la mañana del 20 de diciembre de 1936, se realizó la coronación por el entonces obispo de Santiago de Cuba, Monseñor Valentín Zubizarreta.

En homenaje y reconocimiento al pueblo de Cuba, durante su visita a la Isla en 1998, El Papa Juan Pablo II coronó y bendijo la imagen de la Patrona de Cuba durante la tercera misa que ofició en nuestro país, celebrada en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo de la ciudad de Santiago de Cuba, el sábado 24 de enero de 1998.

Durante las guerras de independencia de Cuba iniciadas en 1868, el Ejército Libertador manifestó gran devoción por la Virgen de la Caridad y se encomendaban a ella.

Por lo general muchas de las personas que visitan el Santuario regresan a sus hogares con pequeñas  piedras en las que brilla el cobre de la mina, con la convicción de que quienes las llevan –las  colocan en vasos de agua, así como en bolsillos o bolsos- están protegidos contra todo mal.

La Basílica de la Caridad del Cobre es uno de los sitios religiosos más venerados por el pueblo cubano. Los fieles llegan de cualquier parte del territorio  en buscan del consuelo espiritual, la solución a problemas que afectan al ser humano y por otra parte la solución de estos.

Situada en poblado de El Cobre, en la sur oriental provincia de Santiago de Cuba, el promontorio de Santiago del Prado, posee tres naves, con una fachada principal de forma simétrica.

Su estructura central termina en una cúpula, las partes laterales están rematadas por torres donde, en un nivel más bajo, están ubicados los campanarios.

En 1906, el primer santuario se desplomó debido a las explosiones y excavaciones de las minas.

El 30 de noviembre de 1977, Papa Pablo VI envió como delegado suyo, al cardenal Barnardín Gantín, portador de la Bula Papal, por la que se proclamó Basílica Menor el hasta entonces Santuario Nacional, el  22 de diciembre de 1977.

El actual Santuario se inauguró el 8 de septiembre de 1927, y cuenta con un altar de plata maciza y otros objetos ornamentales de gran valor.

De la parte de abajo del Camarín de la Virgen se encuentra la Capilla de los Milagros, pequeño recinto donde sus devotos depositan variadas ofrendas: joyas y piedras preciosas, muletas, objetos de vestir y otros de gran valor, para cumplir sus promesas.

Cientos de personas acuden al lugar todos los días a rendirle tributo, hacer sus oraciones y a pedirle protección, paz, amor. Cada 8 de septiembre la mayoría de los habitantes de esta parte del archipiélago y de toda Cuba se llegan hasta el santuario, muchos en peregrinación, para rendirle honores.

Datos curiosos:

La imagen fue trasladada a Barajaguas. Años más tarde la trasladaron a la Parroquia del Cobre. De ambos lugares desaparecía y volvía a ocupar el mismo sitio, sus habitantes  entendieron que quizás la Virgen con estas desapariciones y apariciones quería decir que quería estar en otro lugar.

Una niña llamada Apolonia decía que la veía en la montaña del Cobre, y el pueblo, después de haber orado, observó una noche en el lugar un resplandor. Al asumir que la Virgen deseaba estar en ese monte, le hicieron una pequeña ermita donde la trasladaron y donde se encuentra actualmente en el Santuario

  • 1936 sale del santuario de Cobre cuando fue coronada por el Arzobispo de Santiago de Cuba.
  • 1952 en el Cincuentenario de la República.
  • 1959 asiste al Congreso Nacional Católico en La Habana.
  • 1998 es coronada por el Papa Juan Pablo II en la plaza Antonio Maceo.
  • Recientemente como homenaje a su aparición hace casi 400 años.

Ernest Hemingway, Premio Nobel de Literatura, entregó la medalla que le otorgaba tal distinción a la venerada Patrona. Dijo que lo hacía en reconocimiento al pueblo cubano, inspirador de su obra “El viejo y el mar”, con la que ganó Premio en Estocolmo.

El documento donde se narra el hallazgo de la Virgen por  “los tres Juanes” fue encontrado por cubano Leví Marrero, en el  Archivo de Indias en Sevilla  con el título Audiencia de Santo Domingo, legajo 363.

Los vecinos recibieron el hallazgo como una buena señal del cielo y construyeron de inmediato una ermita para que sirviera de templo a la imagen religiosa a la orilla de la mina; los mineros levantaron el primer santuario, en el mismo sitio donde está hoy.

Así comenzó la devoción de los cubanos por esta imagen. La Virgen de la Caridad del Cobre, la que es adorada también en los cultos sincréticos afrocubanos como Ochún, la diosa del amor y del dinero, la dueña de las aguas dulces y su día especial del año es el 8 de septiembre; en esa fecha y desde el día anterior, se le hacen ofrendas de todo tipo y las festividades están vinculadas también con a su hermana Yemayá, la diosa del mar, cuya fecha principal de celebración es justamente el 7 de septiembre